Entre el 11 de agosto y el 1° de septiembre nuestro Círculo Legal organizó una serie denominada Coloquios Constitucionales.

En dichos encuentros discutimos qué debería incluir la Constitución, el vínculo entre Constitución y gobernabilidadla protección constitucional de derechos y qué tipo de gobierno darnos.

Sin embargo, este debate no estaría completo sin analizar cómo se financia el Estado y los programas de una constitución.

“¿Qué materias tributarias debe incluir una constitución?”, fue la pregunta que dio título al primero de cuatro diálogos que conforman el ciclo Coloquios Tributarios, realizado el 8 de septiembre.

Una semana después, el análisis se centró en las medidas tributarias transitorias. ¿Son un respiro o una hipoteca al futuro?

En el tercer encuentro de esta serie, realizado el 22 de septiembre, discutimos La reforma fiscal del futuro.

El martes 6 de octubre cerramos este ciclo preguntándonos ¿Un gasto eficiente y una nueva regla fiscal?

Dicho espacio fue moderado por Alberto Cuevas, socio de KPMG e integrante del Círculo de Finanzas y Negocios de ICARE.

Además, contó con la participación de tres destacados conocedores y expertos de la materia legal y tributaria:

Andrea Repetto, académica y Senior Fellow de la Escuela de Gobierno Universidad Adolfo Ibáñez.

Jeannette von Wolfersdorff, directora ejecutiva de la Fundación Observatorio Fiscal.

Hermann González, coordinador macroeconómico de Clapes UC y profesor de la Universidad de Chile.

Fortalecer la capacidad técnica y hacer cambios a la regla fiscal

Durante su participación, González resaltó que este año Chile “está haciendo un esfuerzo fiscal relevante”.

En ese sentido, añadió que el gasto público tuvo un aumento extraordinario gatillado por el estallido social y la pandemia.

A su vez, destacó que a mediados de junio “se logró un acuerdo técnico y político que extendió el impulso fiscal del 2020 hacia 2021 de manera automática“.

“Nadie duda de que el aumento del gasto público y los alivios tributarios que se han implementado este año eran necesarios para enfrentar esta crisis sin precedentes. Sin embargo, un punto más discutible es si era necesario mantener el estímulo fiscal el próximo año o era más adecuado partir con un gradual proceso de consolidación fiscal a partir de 2021“, aseveró.

González enfatizó que una hoja de ruta tributaria coherente con una estrategia fiscal sostenible requiere acuerdos técnico y políticos.

Además, es necesario fortalecer la capacidad técnica, ya que permite evaluar en el tiempo las políticas tributarias.

Asimismo, González afirmó que “existe un diagnóstico técnico compartido de que nuestra regla fiscal necesita cambios“.

“El problema central es que ha perdido su capacidad de ser un ancla fiscal“, puntualizó.

La necesidad de un gran acuerdo fiscal

Repetto, por su parte, manifestó que “tenemos un situación fiscal que se ha ido deteriorando casi sistemáticamente desde el 2012”.

“Eso tiene un límite y dicho límite es la pérdida del grado de inversión que hace que la deuda se haga más cara y, por lo tanto, los espacios para moverse ante una nueva emergencia serán limitados”, explicó.

Además, al igual que González, recalcó la necesidad de un gran acuerdo fiscal, destacando varios componentes.

Para la economista, el gasto adicional que se está haciendo para contener los efectos de la pandemia debe ser transitorio.

Al mismo tiempo, es clave revisar nuestra regla fiscal. “Que sea más simple, transparente y eficaz”.

Asimismo, es importante preguntarnos cuál es el nivel de gasto que aspiramos tener y cómo financiamos esa mayor proporción del PIB que queremos dedicar al gasto fiscal en algún plazo.

“Necesitamos un acuerdo amplio, duradero, un propósito claro y compartido”, afirmó Repetto, ya que no se pueden hacer reformas tributarias “sin tener una mirada exhaustiva del problema”.

Unir las preguntas cómo y para qué recaudar

“Muchas veces los debates tributarios se centran en cómo recaudar mejor y el para qué es secundario”, resaltó Von Wolfersdorff.

A su vez, explicó que hablar sobre gasto público es una invitación a “pensar más sistémicamente” y unir la pregunta cómo recaudar mejor con las razones finales de la recaudación.

Además, Von Wolfersdorff ahondó en el concepto de justicia tributaria y explicó que un sistema “no solo es justo cuando los recursos se recaudan de manera progresiva, transparente y equitativa”.

“También es justo cuando implica que lo recaudado tiene objetivos medibles, transparentes y muestren qué queremos lograr como país “.

En ese orden, destacó como un punto importante la necesidad de “definir anualmente cómo estamos en distintos ámbitos”.

“Deberíamos saber dónde tenemos que aumentar gasto o dónde tenemos que aumentar gestión para avanzar mejor como país”, agregó.

Para Von Wolfersdorff, ningún Estado democrático debería recaudar sin expresar qué quiere lograr con la ejecución del gasto.

“Hoy vemos que el Estado no rinde cuenta acerca de qué está logrando en la ciudanía en cohesión, en bienestar y en materia económica con los impuestos. Debo decir que difícilmente vamos a ser un país moderno ni cumplir con las expectativas ciudadanas si no enfrentamos esto con la seriedad que amerita“, aseveró.