Los últimos meses del acontecer nacional han estado marcados por eventos de diferente índole, cuyos efectos han repercutido a nivel social, político y económico.

Es común conocer lo que ha sucedido en la Región Metropolitana desde el estallido social de octubre, primero, y la irrupción de la crisis sanitaria, después.

Pero ¿cómo se han vivido estos dos acontecimientos en otras regiones de Chile?

El pasado 9 de julio realizamos el primer encuentro de la Serie “Mundo Pyme y Regional”, donde conocimos la realidad económica, social y empresarial de algunas regiones de nuestro país.

Posteriormente, nos preguntamos ¿Cómo nos ponemos de pie?, dando continuidad a esta serie y conociendo la realidad de Atacama, Ñuble y Los Ríos.

Además, contamos con el análisis de Lucas Palacios, ministro de Economía, sobre la reactivación económica regional de Chile.

Pero al escenario ya presentado se suma el proceso de discusión de los contenidos constitucionales, cuestión que genera grandes desafíos.

Al tercer encuentro de esta serie lo denominamos Y después del plebiscito, ¿qué?, espacio que fue moderado por Lorenzo Gazmuri, Presidente de ICARE.

Asimismo, esta transmisión, llevada a cabo el 29 de octubre, contó con la participación de representantes del mundo empresarial y del emprendimiento:

Juan Pablo Swett, presidente de la Multigremial Nacional.

Alejandra Mustakis, presidenta de la Asociación de Emprendedores de Chile.

Pablo De Luigi, empresario maderero y vicepresidente de IRADE.

Alejandro Riquelme, presidente de la Multigremial Magallanes.

Buscar certidumbre para el 2021

El diagnóstico realizado por Swett, quien nos acompañó en los dos eventos previos de esta serie, estuvo marcado por una palabra: incertidumbre.

“Esta crisis, que se estimaba duraría tres o cuatro meses, se ha extendido por más de medio año […] Eso genera desafíos importantes“, resaltó.

Para el presidente de la Multigremial Nacional, es clave empezar a dar certidumbre a la economía del año 2021.

En ese sentido, planteó una pregunta muy importantes a la hora de buscar dichas certezas.

“¿Cómo vamos a buscar un nuevo incentivo en materia de financiamiento que sea fundamental para reactivar al millón de mipymes que son clave para recuperar los 2,5 millones de empleos que hoy técnicamente se han perdido?”, cuestionó.

Digitalización: una oportunidad

A su vez, Mustakis coincidió con las observaciones de Swett y aseveró que estamos en la mitad de la tormenta.

Además, puso sobre la mesa de discusión el rol que ha jugado la digitalización para hacer frente al impacto económico.

“Vivir una pandemia donde el único lugar que uno realmente tenía para seguir haciendo negocio era digitalizarse nos lleva a un sitio muy complejo“, resaltó.

Mustakis detalló que en Chile hay 760.000 microempresarios y la mayoría no están digitalizados.

“Hoy estamos al debe en cómo vamos a digitalizar a miles de microempresarios”, agregó.

No obstante, la digitalización también se ha presentado como una oportunidad para muchas personas y pequeñas empresas.

“A las personas que están vendiendo por Internet, emprendedores que conectan con su público a través de redes sociales, les ha ido muy bien”, enfatizó

“¿Cuándo volveremos a trabajar en forma coherente?”

De Luigi ofreció la perspectiva que se tiene del momento actual en la región del Biobío, donde la crisis también ha impactado profundamente a las pymes y las grandes empresas.

Las empresas que están sobreviviendo tienen muy bajas utilidades, muchas están con pérdidas y evidentemente no es fácil mantener el negocio”, señaló.

El vicepresidente de IRADE también lanzó una serie de interrogantes que se suman a la incertidumbre antes mencionada por Swett:

“¿Vamos a seguir viviendo del dinero prestado del Estado? ¿Hasta cuándo van a durar las arcas fiscales? ¿Se van a quedar los inversionistas extranjeros en Chile?”.

De Luigi puntualizó que las grandes complejidades de las pymes están en saber “cuándo  volveremos a trabajar en forma coherente”.

“Las cosas deben cambiar para bien, pero en un ambiente de libertad, tranquilidad y con las reglas claras“.

Cuatro medidas contra la crisis económica

Finalmente, la intervención de Riquelme estuvo marcada por una serie de elementos clave que él considera necesario abordar:

1 – Hay que generar exenciones tributarias en ítems que hoy las pequeñas y medianas empresas no están utilizando.

2 – El apalancamiento tiene que ir a los más afectados. Un segundo FOGAPE enfocado en los sectores que más problemas tienen para reactivarse.

3- Flexibilización laboral.

4 – Economía circular; comprar o consumir dentro de las mismas empresas nacionales en vez de llevar el dinero al extranjero.

“Estas cuatro medidas creo podrían ayudara a salir de esta segunda pandemia que es la crisis económica”, apuntó.