Chile vive un momento histórico y de gran significado.

Aunque en los últimos meses hemos experimentado una gran incertidumbre, al mismo tiempo la mayoría de nosotros abriga grandes esperanzas.

Spes Magna (Grandes Esperanzas) fue, precisamente, el lema de la versión 2021 del Encuentro Nacional de la Empresa (ENADE).

Desde 1974 ENADE ha sido el principal punto de encuentro de la comunidad empresarial chilena. Por más de 47 años ha contribuido a formar opinión y ha aportado una adecuada visión de las perspectivas sociales, políticas, económicas, tecnológicas y culturales que influyen en el desarrollo integral del país.

Este año, debido a las medidas sanitarias impuestas por las autoridades nacionales a causa de la pandemia, ENADE se realizó sin público en la Universidad Adolfo Ibáñez y con sesiones que se desarrollaron de manera presencial y telemática.

A su vez, contó con la cobertura en vivo de diferentes medios asociados, entre los que destacan EMOL TV, 24horas.cl, Diario Financiero, El Líbero, Corparaucanía, Codeproval e IRADE.

Sesión inaugural

Harald Beyer, rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, dio la bienvenida antes de dar paso a la sesión inaugural.

Lorenzo Gazmuri, Presidente de ICARE; Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio; y Sebastián Piñera, Presidente de la República; intervinieron en la primera sesión de ENADE.

El Mandatario Nacional, vía telemática, transmitió un mensaje de tono esperanzador y lleno de fe.

Lo mejor está todavía por delante, está todavía por venir, sin perjuicio de todas las dificultades, adversidades y dolores que nuestra sociedad y las familias chilenas hemos tenido que enfrentar”, apuntó.

Por su parte, Gazmuri aseveró que es fundamental disminuir la incertidumbre que nos dejó el estallido social y la pandemia.

Asimismo, Sutil aprovechó la oportunidad para hacer una propuesta que captó la atención del mundo político y técnico.

Llegó el momento de discutir un ingreso mínimo garantizado, que sea progresivo y sustituya otras ayudas del Estado que no siempre llegan a las personas y no logran la debida efectividad”, aseveró.

Economía de vacas flacas

La segunda sesión de ENADE estuvo encabezada por el ministro Ignacio Briones, principal autoridad de la cartera de Hacienda.

“El gran enemigo que enfrentamos es el populismo y su inmediatez”, fue el principal mensaje de Briones.

Posteriormente, el ministro se unió a un panel de conversación que estuvo integrado por:

Karen Thal, Directora de ICARE.

Mónica Álvarez, presidenta de Buses Hualpén de Concepción y directora de IRADE.

Macarena Garate, presidenta de la Junta de Vecinos Unión y Progreso de Puente Alto.

Claudio Sánchez, secretario general de la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCH).

Daniel Daccarett, gerente general de Vendomática.

Luis Felipe Gazitúa, presidente de Empresas CMPC.

Imagen de Chile: oportunidad y tarea

La tercera sesión contó con la participación del ministro Andrés Allamand, autoridad responsable del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En ese sentido, la presentación del canciller se enfocó en la nueva estrategia para promover la marca de Chile.

“Es imposible construir una imagen positiva repudiando o desconociendo los avances de los últimos 30 años”, manifestó Allamand.

Una constitución política para Chile

La cuarta sesión de ENADE, dedicada a abordar desde distintas miradas el proceso constituyente que atraviesa el país.

Moderada por Claudio Muñoz, Past President de ICARE, este espacio contó con la participación de Iván Jaksic, Premio Nacional de Historia 2020; Ana María García, profesora de Derecho Político y Constitucional de la Universidad de Chile; y Pablo Ortúzar, investigador del Instituto de Estudios de la Sociedad.

Jaksic resaltó que hoy el país está aterrizando la legitimidad en cómo las personas y los ciudadanos se ven a sí mismos y cómo se ven dentro de un contexto de convivencia.

Además, señaló la importancia de plantearse preguntas a propósito de la confianza, de la amistad cívica y de la convivencia.

Al mismo tiempo, García enfatizó la relación estrecha y casi inseparable entre Estado de Derecho y constitucionalismo.

En ese orden, aludió a principios del constitucionalismo que son propios del Estado de Derecho que son parte de nuestro acervo constitucional y que la convención constituyente tendrá que tomar en cuenta.

Ortúzar, por su lado, puso énfasis en el origen del proceso constituyente, radicado en el estallido social de una clase media que es la mitad de la población que ha tenido acceso a bienes y servicios como la educación, pero que está altamente endeudada y cuyos recursos no le alcanzan para llegar a fin de mes.

El académico también se pronunció sobre la polarización en las élites del país y cómo esto lleva a que los problemas que emergen desde abajo no puedan ser procesados de buena manera.