La contingencia actual, donde el coronavirus (COVID-19) es el protagonista, ha dejado en evidencia varias falencias que tenemos como sociedad.

No es algo que solo se ve en Chile, varios países han tenido que resolver complejidades sobre la marcha debido a esta pandemia que, actualmente, afecta a cientos de miles de personas en más de un centenar de naciones.

Organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y expertos en el tema han hecho una serie de recomendaciones para reducir el contagio de este virus originado en China.

Una de ellas es permanecer en casa y así evitar ser un eslabón más en la cadena de contagio.

Pero, ¿qué pasa con las personas que deben cumplir con obligaciones laborales e ir a sus lugares de trabajo?

¿Qué es el proyecto de ley de Trabajo a Distancia?

En 2018, el Ministerio de Trabajo y Previsión Social introdujo ante el Congreso Nacional el proyecto de ley de Trabajo a Distancia.

Esta iniciativa busca modificar el Código del Trabajo, dando mayor flexibilidad a los empleados al establecer su lugar de trabajo.

Además, define el trabajo a distancia como “aquel pacto que faculta al trabajador a prestar sus servicios total o parcialmente, desde su domicilio u otro lugar o lugares distintos a los establecimientos de la empresa”.

“El 0,4% de los empleados chilenos trabajan desde sus casas, pero al 74% le gustaría poder hacerlo“, destaca el Gobierno.

Resaltan que, con este proyecto, trabajadores y empleadores, de forma voluntaria, podrán impulsar esta modalidad y aumentar la productividad.

Más productividad, mayor inclusión e impulso a la corresponsabilidad parental

Son varios los beneficios de contar con un marco legal que regule esta modalidad de trabajo cada vez más utilizada.

Entre los principales se encuentra potenciar la corresponsabilidad parental, al permitir que hombres y mujeres compartan las labores familiares.

El Gobierno recalca que esto ofrece la posibilidad para que ambos puedan desarrollarse profesionalmente.

Asimismo, este proyecto de ley también busca mejorar la calidad de vida y aumentar la productividad de las personas.

“Más libertad de horarios fomenta que se destine el tiempo a otros intereses e impacta positivamente en el rendimiento de los trabajadores y en su compromiso con el trabajo”, agregan.

Por otro lado, esta modalidad de trabajo no solo impactará positivamente a quienes tienen responsabilidades parentales.

Estudiantes, personas con discapacidad, adultos mayores y quienes viven lejos de centros urbanos también se beneficiarán de aprobarse esta ley.

¿Cuándo podría aprobarse este proyecto de ley?

Las medidas para frenar los contagios de COVID-19 han dejado expuesta la necesidad de contar con una ley que establezca los parámetros para trabajar desde casa.

Tras la declaración del Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe por parte del presidente Sebastián Piñera, el Senado despachó a tercer trámite el proyecto ley de Trabajo a Distancia.

El proyecto obtuvo 31 votos favorables, uno en contra y dos abstenciones, continuando su proceso en la Cámara de Diputados.

El subsecretario de Trabajo, Fernando Arab, expresó que el proyecto podría convertirse en ley “más tardar la próxima semana“.

“Esperamos que sea así, para que miles trabajadores de nuestros país puedan empezar a regirse bajo estas modalidades de trabajo, toda vez que esto se traduce en una práctica moderna, inclusiva y sustentable”, añadió.