Punta Arenas es una ciudad que marca. Un lugar que queda tan grabado que resulta inolvidable.

Así define su localidad natal el académico Iván Jaksic, reconocido en agosto con el Premio Nacional de Historia 2020.

Para Jaksic la ciudad, el clima y el contacto con la naturaleza son aspectos formativos que recuerda de su infancia.

Así contó durante la conversación que sostuvo con Cristián Warnken durante el vigésimo programa del Ciclo En Persona.

En este espacio, transmitido a través de ICARE TV, EMOL y otras plataformas digitales, Jaksic ahondó en distintos elementos de su vida personal y profesional.

En ese sentido, detalló cómo sus años de formación técnica le acercaron, curiosamente, al mundo humanista.

Asimismo, relató que su exilio despertó el interés de pensar a Chile desde fuera.

“Me fui conectando más y más con  la historia”, apuntó.

Al mismo tiempo, se refirió a los peligros de la cultura de la cancelación, algo que como humanista le preocupa.

“Las humanidades significan diálogo, tolerancia, apertura y la cultura de la cancelación es exactamente lo contrario”, añadió.

Jaksic también se refirió a la calidad de la educación en Chile, su vínculo con la figura de Andrés Bello, las similitudes entre el quiebre de 1891 y el momento actual, entre otros temas.