El 15 de marzo, en una breve transmisión, la Academia de Hollywood reveló la lista de nominados al Óscar 2021.

Tras el anuncio, una categoría en específico se llevó la atención en nuestro país: Mejor largometraje documental.

¿La razón? El agente topo, de Maite Alberdi, fue una de las cinco producciones elegidas para competir en dicha categoría.

Este trabajo de la documentalista y directora chilena es el único de Latinoamérica que este año optará por el galardón.

Sobre esta obra que retrata la soledad de las personas en los hogares de ancianos, entre otros temas, conversó Alberdi con Cristián Warnken en el tercer capítulo de la segunda temporada de nuestro ciclo En Persona.

Olvido y soledad

Para la directora, un elemento que es fundamental en El agente topo es el olvido.

En ese sentido, Alberdi señaló que “la pandemia de la soledad ya existía en este espacio [hogar de ancianos]”.

“La vida de ellos no cambió en el confinamiento porque ya estaban totalmente aislados”, agregó.

Por otro lado, aseveró que el cine es una fábrica de experiencias que le ha permitido vivir diversas realidades a través de la observación.

Asimismo, explicó que esa realidad que pudo observar durante la filmación, proceso que se llevó a cabo durante cinco años, permitió “poner en contexto esas ideas generales que nos hacemos de los espacios y las cosas”.

Fascinación por observar y escuchar

La documentalista también se refirió a aspectos de su vida personal y detalló algunas experiencias de su niñez y juventud.

A su vez, contó que vivió en una casa grande, rodeada de muchas personas y recuerda una particular fascinación de su madre y su abuela.

“Ellas hacían algo que tiene que ver mucho con mi oficio que les gustaba salir a mirar”, reveló.

Para ellas “no había algo que fuera más fascinante que sentarse a escuchar y mirar” y asegura que fue una costumbre que heredó.

“Eso me determinó, ver el valor en la observación pública“, puntualizó.