El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) —la red de equipos “inteligentes” conectados que se comunican sin problemas en internet— está transformando el cómo vivimos y trabajamos. En los campos, sensores de IoT inalámbricos pueden transmitir información sobre la humedad del suelo y sus nutrientes a expertos en agricultura a lo largo del país. Sistemas de alarma de IoT, equipados con baterías que duran por años, proveen a los dueños de casa con protección a largo plazo. Dispositivos de fitness portátiles pueden monitorear los niveles de actividad y proveer de feedback respecto al ritmo cardíaco y la respiración. Aunque estas aplicaciones sirven a distintos propósitos, todas comparten una característica: dependen de una conectividad potente.

Descargue el estudio completo de McKinsey&Company aquí

Para ayudar a los líderes de negocio a identificar las soluciones de conectividad que mejor se adaptan a sus actuales necesidades, este estudio de McKinsey&Company analiza 13 sectores, que incluyen el automotriz, manufacturero, construcción y consumo, donde las aplicaciones de IoT son comunes.

Para cada sector, se enfocan en los requerimientos de conectividad para probables casos de uso. En otras palabras, las tareas o actividades que podrían ser más dóciles a soluciones de IoT. Luego identifican las soluciones de conectividad más relevantes para cada una. Además, examinan factores de negocio que podrían influenciar cómo el panorama de la conectividad evoluciona, así como los elementos de una conectividad estratégica fuerte.

El IoT es complejo por naturaleza, con dispositivos y apps requiriendo de la cooperación de múltiples vendedores. Igualmente, proveer conectividad de IoT end-to-end puede ser complicado, porque requiere múltiples vendedores y las compañías pueden encontrar que necesitan diferentes soluciones para sus potenciales casos de uso. Las compañías ganadoras van a tratar de sortear la confusión y establecer soluciones de conectividad ahora pese a que la incertidumbre abunda, para así poder aparecer como líderes en IoT.

Requerimientos para el Internet de las Cosas en algunos sectores

Descargue el estudio completo de McKinsey&Company aquí