Una de las tradiciones principales del Encuentro Nacional de la Empresa (ENADE) es la participación del Presidente de la República.

Spes Magna (Grandes Esperanzas), como denominamos la edición 2021 de esta prestigiosa instancia, no fue la excepción y, durante la sesión inaugural, tuvimos la oportunidad de escuchar a Sebastián Piñera.

El discurso del mandatario nacional, cuya intervención se llevó a cabo telemáticamente, guardó estrecha relación con el lema del evento.

Sus palabras estuvieron marcadas por el optimismo, recalcando que, a pesar de las dificultades, lo mejor está por venir.

Hoy estamos viendo una luz al final del túnel, una luz que se refleja, por ejemplo, en la progresiva recuperación de los empleos perdidos y en la creación de nuevas oportunidades, en la reactivación de nuestra economía y en nuestro proceso constituyente“, aseveró.

Asimismo, el Presidente destacó las proyecciones económicas que se tienen para este y el próximo año.

En ese sentido, detalló que para el primer semestre de 2022 se espera que el país haya recuperado la actividad económica que tenía antes de la pandemia.

Además, la autoridad nacional resaltó el valor de la unidad y su relevancia en el devenir de la nación.

“Sabemos que una casa dividida no puede prevalecer, por eso quiero rescatar el valor de la unidad”, enfatizó.

Sutil propone la discusión de un Ingreso Mínimo Garantizado

El presidente de ICARE, Lorenzo Gazmuri; el rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, Harald Beyer; y el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Juan Sutil; también intervinieron durante la primera sesión de ENADE 2021.

Durante su participación, Sutil propuso la discusión de un Ingreso Mínimo Garantizado progresivo, que sustituya a algunas ayudas del Estado.

Las personas quieren un piso desde el cual puedan desplegarse, aunque eso implique una mayor responsabilidad”, agregó.

En ese orden, apuntó que dicho ingreso debe ser responsable en términos fiscales y financiable con ingresos corrientes.