Emilio Taladriz está convencido de que La Araucanía es la región más hermosa de Chile.

Un lugar donde abunda la interculturalidad, que ofrece oportunidades y donde las cosas buenas superan las malas.

Sin embargo, no oculta su preocupación por los hechos de violencia que ocurren en el sur de nuestro país.

Sobre este y otros temas conversó con Cristián Warnken en una nueva edición del ciclo En Persona.

El arquitecto y empresario fue el invitado del quinto programa de la segunda temporada de nuestras conversaciones sobre la vida, el país y el futuro.

“Se ha enquistado una violencia muy fuerte”

Violencia es un término que últimamente ha estado presente en el imaginario chileno cuando se habla de La Araucanía.

En ese sentido, Taladriz señaló que “lo que está pasando ha entrado a una fase muy peligrosa”.

“Esto está llegando a niveles de violencia que no habíamos visto antes“, resaltó.

Además, aseveró que un grupo de personas se ha enquistado dentro del movimiento mapuche que reclama más derechos.

“Se ha enquistado el narcotráfico, el robo de madera y una violencia muy fuerte”, añadió.

Al mismo tiempo, apuntó que “muchos líderes mapuches han perdido el control”, algo que también le genera preocupación.

Papel del Estado

Por otra parte, Taladriz afirmó que “el Estado fracasó en toda su estructura” al afrontar el conflicto en La Araucanía.

Desde su mirada, muchas promesas que se hicieron con el objetivo de dar solución a este problema no se han cumplido y, al mismo tiempo, el Estado “nos ha llevado a un nivel de destrucción inaceptable”.

Asimismo, manifestó que este problema es incómodo para todos los gobiernos, que en vez de solucionarlo solo lo han administrado.

“Las personas son la víctimas y sufren este problema en el que todos hemos perdido”, expresó.

Pero Taladriz confía en cambiar el panorama de La Araucanía y dar solución a los problemas que por años han aquejado a la región sureña.

“Participar en la Mesa del obispo Vargas [Comisión Asesora Presidencial de La Araucanía] hizo que me diera cuenta de que sí podemos sacar esta situación adelante”, contó.

El empresario destacó su convencimiento de “poder torcer el futuro”, pero eso requiere de mucho trabajo y diálogo.

“Si nos ponemos de acuerdo, podemos avanzar”, puntualizó.