Hace un par de meses, cuando el presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel, detallaba el Informe de Política Monetaria (IPoM) de marzo, adelantó algunas de las principales complejidades que la pandemia generaría en el escenario económico.

Sin embargo, destacó lo difícil de hacer proyecciones en medio de una crisis mundial sin precedentes.

Precisamente, difícil fue el término que utilizó para definir esta nueva edición del IPoM, correspondiente a junio 2020.

“Es duro de transmitir, porque trae noticias que son muy complejas para la economía chilena“, destacó la autoridad del BCCh.

Además, resaltó que este IPoM contiene “las manifestaciones más directas y cuantitativas del efecto económico de la crisis sanitaria”.

Principales mensajes

Marcel aseveró que la evolución de la pandemia y las acciones adoptadas para su contención “constituyen un shock sin precedentes“.

“Ha provocado un deterioro de la actividad y del empleo superior al previsto hace unos meses”.

En ese sentido, explicó que dicho efecto “ha sido transversal a nivel mundial”.

En el caso de Chile, puntualizó,  “se proyecta la mayor contracción en los últimos 35 años”.

No obstante, recalcó que “el espacio de política generado durante décadas de responsabilidad en el manejo económico y financiero han permitido que las autoridades actúen coordinadamente”.

Marcel agregó que el Consejo del BCCh “ha profundizado el impulso monetario, comprometiéndose a mantenerlo por un largo período”.

Contracción del PIB y recuperación para 2021

El presidente del BCCh aseveró que lo inédito de esta situación dificulta la tarea de hacer proyecciones.

Agregó que la implementación de cuarentenas “más amplias y extendidas” implica que los registros de actividad de mayo y junio “serán probablemente más negativos que el de abril”.

“El Consejo estima que en 2020 el PIB total tendrá una contracción entre 5,5 y 7,5%“, detalló.

En ese sentido, afirmó que durante 2021 y 2022, la economía irá recuperándose, “registrando crecimientos entre 4,75 y 6,25% y entre 3 y 4%, respectivamente”.

Por otro lado, se prevé que la inflación se reduzca hasta valores cercanos al 2% para finales de 2020.

“El escenario central del IPoM asume que las cuarentenas se relajarán durante el tercer trimestre y se logrará una reapertura gradual de la economía”, expresó Marcel.

Esto, añadió, permitiría una mejora paulatina de la actividad y del mercado laboral.

No obstante, Marcel señaló que parte de las prácticas de distanciamiento social seguirán presentes por varios trimestres, por lo que la actividad de algunos sectores económicos tardará más en retomar los niveles previos al comienzo de la pandemia.