La primera etapa de ENADE 2020 se centró en dos puntos fundamentales del acontecer nacional: política y economía.

Si a esos dos elementos sumamos el contexto en el que vive Chile desde el estallido social, ambos se vuelven más relevantes en la discusión.

Así lo pudimos ver en La vía política y La nueva economía, sesiones que conformaron el encuentro organizado por ICARE.

Sin embargo, también hubo espacio para ahondar en otros temas, también vinculados a la política y la economía.

Tras estas dos sesiones, se organizaron cuatro almuerzos temáticos que contaron con la participación de destacados actores políticos y empresariales.

Además, todos estuvieron presididos por directores de ICARE, quienes guiaron la conversación e instaron a la participación de los asistentes a dicho espacio.

Los ejes del debate constitucional: Tres miradas

“El objetivo es poner sobre la mesa tres sensibilidades distintas relacionadas al posible contenido de una Constitución para Chile“, señaló Gonzalo Smith, director de ICARE, encargado de presidir este espacio.

Smith hizo un repaso del “itinerario constitucional que tenemos por delante” antes de ceder la palabra a los panelistas invitados.

Claudia Sarmiento, socia principal de Sarmiento y Walker Abogados, señaló que “lo virtuoso de este proceso es que estamos frente a una oportunidad única“.

Según la abogada, más allá del resultado, este proceso hace que todos nos sintamos parte de él.

Por otro lado, Víctor Manuel Avilés, socio de Larraín y Asociados, enfatizó en los hechos violentos de los últimos meses.

“Si esto sigue sucediendo, no hay nada que asegure que las personas que participen en el proceso logren un resultado con estándar más democrático que una constitución que ha sido objeto de reformas sustantivas durante 40 años”, señaló, refiriéndose a nuestra ley fundamental.

Tomás Jordán, socio en Álvarez, Jordán, Pavlovic Abogados, explicó que “el principal punto de fondo es que la Constitución no es neutra“.

“Busquemos un texto en el que la centro izquierda y la centro derecha tengan cabida y podamos mirar hacia el futuro”, puntualizó.

El diálogo de las ideas: La conexión de la divergencia

Este espacio, presidido por Susana Claro, directora de ICARE, ahondó en distintas ideas para seguir construyendo el país que queremos.

El director del Centro Políticas Públicas de la Universidad del Desarrollo, Gonzalo Müller, destacó la relevancia de “mirar la sociedad, no solo desde el interés propio, sino desde el interés común“.

Partiendo de esa idea, analizó dos factores que le han llamado la atención en los últimos meses:

-El ascenso de la creencia de la lucha de clases.

-La tolerancia de la violencia, en especial en la población joven.

Asimismo, Loreto Cox, miembro del Comité de Opinión Pública del Centro de Estudios Públicos y del Consejo Universitario de la Universidad de Chile, realizó una presentación titulada Desigualdad, ¿se justifica?.

Bajo un enfoque filosófico y con datos ofrecidos por la encuesta CEP, Cox hizo un análisis con el objetivo de responder esa pregunta.

Juan Pablo Luna, profesor del Instituto de Ciencia Política y de la Escuela de Gobierno de la Pontificia Universidad Católica de Chile, hizo su análisis del tema abordando la desigualdad.

“Muchas veces pensamos en desigualdad de ingresos, pero hay otro tipo de desigualdades que están correlacionadas con esta”.

Además, puntualizó en el hecho de cómo funcionan algunos actores e instituciones que fueron clave en la discusión postestallido.

Rol de la empresa: Otra vuelta de tuerca

El debate sobre el papel de las empresas y a quiénes responden también fue abordado durante estos almuerzos temáticos.

“Esto es un tema que en el mundo desarrollado está muy caliente“, explicó Jaime de la Barra, director de ICARE.

En ese sentido, Francisco Pérez  Mackenna, gerente general de Quiñenco, apuntó que el paradigma de la empresa puede estar cambiando.

Además, parafraseando el Manifiesto Davos 2020, resaltó que “el rol de la empresa es satisfacer las aspiraciones humanas y sociales”.

Nuevos tiempos, nuevas empresas fue la presentación que llevó a cabo Josefa Monge, presidenta Sistema B.

Monge destacó que quienes forman parte de las empresas B “nacimos para mover la aguja”.

“Nos estamos enfrentando a enemigos como la crisis climática y la crisis social“, agregó, haciendo al público esta pregunta:

¿Qué pasa si una parte del orden público, la paz y la concordia estaba en nuestras manos como empresarios?

Rodrigo Silva, gerente general Coopeuch, recalcó que hemos avanzado en las últimas décadas, pero este crecimiento debe ser más inclusivo.

“Para ayudar a construir la sociedad que queremos se requieren dos cosas: volver a tener consensos y entrar en un nivel de diversificación para que Chile realmente sea un país más inclusivo”, puntualizó.

Agenda social: espacio de colaboración público-privada

Este almuerzo temático estuvo encabezado por la directora de ICARE Karen Thal.

Tres elementos fueron puestos sobre la mesa de discusión por el Ministro de Desarrollo Social y Familia, Sebastián Sichel.

1 – La crisis ha dejado en evidencia el “baño de humildad que nos ha faltado”.

2 – El nivel de la crisis o rebelión que está ocurriendo.

3 – La revolución contra el Estado de Derecho.

En otro orden de ideas, la Coordinadora de Desarrollo Institucional de El Mapa Consultores, Javiera Parada, ahondó en  la importancia de la cultura en el desarrollo del país.

“La cultura es un lugar donde la colaboración público-privada puede hacer muchas cosas“, enfatizó.

Asimismo, Carolina del Río, afirmó que “el empresariado tiene un rol fundamental en este Chile que está cambiando“.

“Hay que sacarse de la cabeza que existe un mundo público y uno privado, como si fueran universos paralelos, que tienen que velar por cosas distintas […] Estos dos mundos los componemos personas“, expresó la directora de Falabella, Derco y Dercorp.