Hoy Chile se enfrenta a grandes desafíos, estamos en medio de un momento intenso, pero a la vez histórico.

Probablemente, el reto más importante que tenemos ante nosotros es ser capaces de ponernos de acuerdo.

Debemos tener presente que las decisiones que tomemos en estos meses serán cruciales en el devenir de Chile.

Es por eso que, con el propósito de abordar los grandes temas del debate nacional, iniciamos una serie de transmisiones denominadas 2/3: punto de encuentro.

Todos los miércoles, a través de ICARE TV y EMOL TV, este espacio buscará mostrar esos puntos de encuentro y divergencia que nos permitirán construir un mejor país.

Cada semana, Hernán Larraín, director del Proyecto Constitucional de Horizontal Chile, e Isabel Aninat, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Adolfo Ibáñez, se alternarán la conducción de este programa que contará con la participación de destacados invitados.

“Tenemos un objetivo país de que esto lo hagamos muy bien y eso es una tarea que compromete todo el esfuerzo de ICARE“, señaló Lorenzo Gazmuri, presidente de ICARE.

¿Nuevo pacto o nueva Constitución? fue la pregunta central del segundo capítulo de esta serie de conversaciones, en esta ocasión conducido por Aninat.

Para ello, contamos con la participación de:

Daniel Mansuy, investigador del Instituto de Estudios de la Sociedad y académico de la Universidad de Los Andes.

Carlos Ruiz, sociólogo y presidente de la Fundación Nodo XXI.

El distanciamiento entre las élites políticas y la sociedad

Desde la perspectiva de Mansuy, la clase política no logra conectar con lo que aparentemente pasa en la sociedad.

“En octubre lo pudimos ver”, aseveró, refiriéndose al estallido social del año pasado.

En ese sentido, el académico resaltó que una de las causas de este distanciamiento entre las élites políticas y la sociedad tiene que ver con “no entender que la transición se ha acabado en términos generales”.

“La clase política sí recogió lo que la sociedad quería a principios de los 90, pero eso se acabó”, añadió.

Por su parte, Ruiz expresó que hay una dinámica de la política de la transición que se agotó completamente.

Al mismo tiempo, agregó, la sociedad siguió corriendo en términos de transformaciones de una manera intensa y acelerada.

Además, la sociedad “empezó a producir nuevas figuras que no quedaban representadas dentro de ese relato, sobre todo la figura de la transformación social”.

“Hay un desajuste no solo de la esfera política, sino también de la institucionalidad en general para reconocer a estas nuevas condiciones sociales”, aseveró.

En ese sentido, detalló Ruiz, “eso plantea desafíos urgentes y siento que la esfera política aún no reacciona”.

Bloqueo del sistema político y su reorganización

Por otra parte, Mansuy apuntó que tenemos “un problema fundamental en torno a la sensación de bloqueo del sistema político“.

A modo de ejemplo, detalló cómo la discusión sobre pensiones se ha extendido por más de una década en el Congreso.

“La gran demanda de octubre, si es que había una, eran pensiones y la clase política no responde a eso”.

A su vez, aseveró que es importante diferenciar entre una nueva Constitución y un nuevo pacto social.

Para Mansuy, si la clase política pasa dos o tres años en una discusión técnica, que se hace lejana a la gente, y no avanzamos en un nuevo pacto social “vamos a tener un problema”.

Por su lado, Ruiz señaló que Chile debe avanzar hacia una “reorganización profunda de las esferas políticas”.

“Vamos a tener que lidiar con algunos planes inmediatos y cosas que se demoran más en resolver”, añadió.

Asimismo, se refirió a una sobreexpectativa del proceso constituyente.

“Hay distintos tipos de constituyentes; primero habrá que ponerse de acuerdo en qué tipo de artefacto se va a elaborar y, en función de eso, que pueda corresponder a cómo canaliza la solución de ciertas formas estructurales a ciertos espacios de deliberación que puedan resultar legítimos“, explicó.