Para entender mejor el momento político y social que estamos atravesando, Chile requiere espacios de reflexión.

Estas instancias, fundamentales para discutir los desafíos de nuestra convivencia, deben ser abiertas, diversas y plurales.

Eso nos permitirá construir respuestas de manera conjunta a temas tan importantes como las urgencias sociales, los desafíos económicos, el cambio climático, entre otros.

En ese sentido, ICARE, como un lugar de diálogo y acercamiento, impulsó y produjo un nuevo programa para cumplir con el cometido antes expuesto: Pacto Social: Acuerdos que no pueden esperar.

Semanalmente, Hernán Larraín conduce este programa y conversa junto a destacadas figuras del mundo político, académico, económico y empresarial.

“Una derrota cultural para el octubrismo”

El segundo capítulo de Pacto Social se emitió el miércoles 7 de septiembre a través de ICARE TV.

Dicho episodio contó con la participación de:

Javier Macaya – Senador y presidente de la UDI

Paulina Vodanovic – Presidenta del Partido Socialista

Respecto a la lectura que cada uno hizo sobre el triunfo del Rechazo el pasado domingo, para la presidenta del PS se trató de un “resultado contundente”.

Ella destacó que el proceso constituyente no logró generar un pacto social “ni le ofreció al país un texto transversal como el que requiere una constitución”.

Por su parte, Macaya calificó este resultado como una “derrota cultural al octubrismo y las teorías refundacionales”.

Asimismo, ambos invitados coincidieron en que el estado anímico del país cuando se hizo el Acuerdo por la nueva Constitución es diferente al actual y, por lo tanto, la mirada al encausar el nuevo proceso constituyente tiene que ser diferente.

Reunión en La Moneda

A propósito de la reunión entre el presidente Boric y los partidos oficialistas y de oposición, Vodanovic valoró positivamente que el Parlamento sea la instancia para discutir política y socialmente sobre un nuevo proceso constituyente.

Además, consideró como un avance que el Partido Republicano se haya sumado a dicha reunión y recalcó la importancia de que la clase política se abra a la sociedad civil.

Por su lado, Macaya se refirió a las críticas que los sectores extremistas hacen cuando surgen este tipo de instancias.

Añadió que “es parte de la crispación que vive el país” y enfatizó que la clase política tiene la gran responsabilidad de no revivir esos sentimientos que pueden conducir a la violencia.

“No haber ido a la reunión hubiera quebrado confianzas que hemos sido capaces de establecer y que son importantes”, puntualizó.