La Coordinadora de RSE de Bagó, Maritza Briones, participó en la mesa redonda “¿Cómo abordar el acoso laboral? Apreciación de la diversidad y el respeto mutuo”, donde abordó varias dudas que surgen en esta materia.

Para eso, dijo cuáles son las iniciativas del laboratorio para enfrentarlo, entre las que destacan el programa de trabajo por la calidad de vida, las políticas de prevención de violencia intrafamiliar y las de equidad de género.

Considerando esto, Briones explicó que se han preocupado de aplicar una política de prevención, “porque es una empresa innovadora, responsable socialmente y porque también nos interesa mantenerlo y que sea sostenible”.

Las víctimas no solo son mujeres

Briones compartió cifras de la Dirección del Trabajo sobre el alza de las denuncias por acoso sexual en ambientes laborales. A nivel nacional se registraron 101 acusaciones entre enero y abril de 2017, y en 2018, hubo 135 reportes, al menos hasta noviembre. En otras palabras, se registró un aumento del 33%. Del total de casos, el 28,4% son de la Región Metropolitana.

En contraste con años anteriores, no solo son mujeres quienes denuncian. En Bagó, hasta finales del año pasado, hubo tres denuncias por acoso sexual, dos de las cuales fueron hechas por mujeres y una por un hombre. “Los cambios culturales nos están indicando que efectivamente los hombres sí reconocen ser víctimas de acoso sexual y ya lo están develando”, indicó.

“Una cosa importante dentro del acoso laboral y que es importante visibilizar, es la ley del hielo. Cuando ocurre esto aislamos a las personas y no les hablamos, o cuestionar también la calidad del trabajo, criticar la vida privada con el fin de aislarlo de la organización”, anticipó Briones como un problema que puede ocurrir al interior de las organizaciones.

¿Cómo prevenir el acoso laboral?

“Primero, a través del protocolo de denuncias de acoso laboral, sexual y/o de género y, por otro lado, está nuestro Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad, donde está tipificado qué se entiende y cuáles van a ser las sanciones”, contó sobre las prácticas del laboratorio.

Al mismo tiempo, explicó que crearon el Comité de Equidad de Género Organizacional (CEGO), cuyas principales responsabilidades son sensibilizar sobre la necesidad de erradicar el acoso y el hostigamiento sexual y laboral. Además, crear campañas informativas sobre qué es y cómo prevenirlo. “Es un comité bastante transversal”, explicó.

“Primero hay que actuar, hay que tener como empresa una actitud proactiva y no reactiva. No enfrentar las situaciones cuando ya están, sino que para evitar ese tipo de cosas nosotros tenemos que hacer mucha prevención, desarrollando campañas de difusión”.

Por otro lado, el CEGO tiene la responsabilidad de atender los casos, garantizar la confidencialidad de las denuncias y generar un mecanismo de protección a las víctimas.

Visibilizar el problema

El CEGO ha hecho posible visibilizar el acoso en el laboratorio: “Lo que es importante es que la empresa se ha hecho cargo y ha reconocido que esto no solo involucra a la persona acosadora y al acosado, sino que al entorno laboral”, afirmó la coordinadora.

Pero reconoce que aún quedan obstáculos, como el temor de las víctimas. “A las víctimas les cuesta mucho hablar y cuando hablan o denuncian, muchas veces se cae en el tema de que son estigmatizadas como personas problemáticas […]. Quizás por eso las mujeres, o también los hombres, no se atreven a hablar”, agregó.

Briones concluyó afirmando que en Bagó les queda el reto de transformar la cultura. “Continuar con el compromiso de la Alta Dirección, entendiendo que es necesario para la competitividad y la sustentabilidad de la empresa en el largo plazo y continuar dando señales que el acoso y la violencia contra la mujer es una conducta inaceptable”, finalizó.

Mira su charla completa en el siguiente video. También puedes descargar su PPT aquí.