El domingo 25 de octubre será recordado como un día histórico.

La celebración del Plebiscito Nacional, donde tuvimos la oportunidad de decidir entre mantener o cambiar la actual Constitución, culminó con un triunfo claro de la opción Apruebo.

El mensaje que millones de ciudadanos dieron a través del ejercicio democrático del voto abrió un camino esperanzador, pero con preguntas que habrá que responder durante el viaje.

“¿Qué pasa después? ¿Qué haremos del 26 en adelante?”, son las interrogantes que se hace la abogada Mariana Canales.

La investigadora del Instituto de Estudios de la Sociedad conversó con Cristián Warnken, en una nueva entrega de En Persona.

En este espacio, transmitido a través de ICARE TV, Canales ahondó en los cambios que se necesitan y los que se vienen, el rol de su generación en este panorama de transformaciones y entre otros temas.

Una generación con seguridad e individualista

Actualmente, existe una diferencia de miradas entre generaciones, que ha abierto los espacios para que los jóvenes manifiesten sus opiniones.

Así lo destacó Canales, apuntando que esta manera distinta de ver las cosas no se debe interpretar como desprecio a las opiniones de generaciones mayores.

Asimismo, afirmó que la inmediatez y la seguridad son dos de las características más marcadas de las generaciones jóvenes.

“Esa seguridad que veo en mi generación hay que encausarla y que no parezca soberbia“, añadió.

A su vez, también recalcó que las generaciones actuales son más individualistas, pero, paradójicamente, tienen mayor conciencia social.

“Hay una conciencia social más fuerte en mi generación, aunque a veces uno piensa que es medio vacía”, agregó.

Feminismo, opresión y el aporte de las mujeres

Canales también se refirió al feminismo y las complejidades de categorizarlo.

“La mujer es importante y hay que pensarla en el contexto en que nos encontramos”, aseveró.

En ese sentido, expresó que “hay que mirar esta idea de que la mujer al mismo tiempo que entrega, recibe” y no concuerda del todo con la afirmación de la sociedad opresora y patriarcal.

“Hay dinámicas que son así, pero decir que toda nuestra historia nos oprime es problemático“, manifestó.

Canales también se refirió al rol relevante e insustituible de las madres en la comunidad, pero resaltó que la mujer no solo se desarrolla en el ámbito de la familia.

“El desarrollo humano tiene un montón de bienes y la mujer también aporta algo distinto e importante como directora de empresa, como política, como profesora o como miembro de una ONG“, explicó.

“Los cambios van en nuestra cultura y en la manera de relacionarnos”

Sobre la nueva Constitución, Canales expresó que es un instrumento “evidentemente muy importante, pero muy limitado”.

“Los cambios van más en nuestra cultura, en la manera de relacionarnos y en el arraigo con nuestro país”, detalló.

Sobre este último punto, explicó que ha sido muy crítica con las elites por su desarraigo,  la pérdida la amistad cívica y la despreocupación por los demás.

“Pertenecemos todos al mismo lugar, eso supone que todos nos preocupamos por todos […] Cuando uno no se siente parte de eso las elites se desarraigan y hay una diferencia con el pueblo“.

Canales puntualizó que ese pertenecer es el gran cambio que espera de cara al futuro.

“Sentido de pertenencia es una definición que ilustra bien lo que falta y lo que habría que construir”, aseveró.