Para José Manuel Silva, tres factores macroeconómicos influyeron en el desempeño del comercio mundial en 2018.

Entender dichos factores permiten tener más claro el panorama actual y las consecuencias del conflicto entre Estados Unidos y China.

Durante la Mesa Redonda ‘Coyuntura Económica y Perspectiva IPoM Junio 2019’, el socio-director de LarrainVial analizó las claves del conflicto entre ambas potencias, marco en el que aseguró que hay que reaccionar a lo que los mercados nos están diciendo”.

“Reinó la macro… y la geopolítica”

“Lo que está pasando hoy día es una consecuencia de lo que se inició en 2018“, explicó Silva, recalcando que fue un año en el que “reinó la macro y la geopolítica”.

El ingeniero comercial destacó las tres claves que determinaron el devenir comercial del año pasado:

  1. El alza de tasas por parte de la Reserva Federal y el constante retiro de los estímulos no convencionales.
  2. La desaceleración del crecimiento chino.
  3. El conflicto comercial Estados Unidos-China.

“El tercero, el más impredecible, reflotó con fuerza en mayo de este año”, aseveró Silva durante su intervención.

La desaceleración del gigante asiático

Por otro lado, el socio-director de LarrainVial afirmó que la economía china se desaceleró, debido al apretón fiscal y monetario que se ha ejecutado desde aproximadamente 2017.

“Lo que han hecho las autoridades chinas es tratar de reimpulsar su economía con política fiscal y política monetaria“, resaltó.

Además, Silva destacó que los resultados de esos cambios, seguramente ayudarán “a resucitar el crecimiento en China”.

Añadió que dicha desaceleración resintió economías como la alemana o la japonesa, “quienes venden muchos bienes industriales” al gigante asiático.

Un factor de enorme incertidumbre

Con respecto al conflicto comercial como tal, Silva lo calificó como “un factor de incertidumbre enorme”.

Sobre este último elemento, puntualizó que la incertidumbre global tuvo un peak en junio de este año.

Silva también recalcó que ha habido consecuencias negativas para la confianza empresarial y que el crecimiento ha frenado a medida que las tensiones crecen.

“El peor daño que ha causado es que esto no es una guerra comercial, es una guerra al comercio”, aseveró.

El socio-director de LarrainVial también señaló que este “preocupante” conflicto comercial ha tenido efectos negativos para industrias como la automotriz y sectores como la venta de teléfonos inteligentes.

Mira el video y revive su presentación. También puedes descargar su PPT aquí.