¿Cuáles eran las empresas más valiosas cuando inició la década del 2010 y en qué país estaban establecidas?

¿Cuánto valían y cuáles se dedicaban al sector tecnológico?

Para Martin Reeves, dar respuesta a dichas interrogantes no es un problema, ya que ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar el tema del éxito en las organizaciones y cómo diseñar estrategias que permitan alcanzarlo.

Él, precisamente, fue el principal exponente de “La empresa del futuro: cinco claves para el éxito en la próxima década”.

Dicho encuentro, llevado a cabo el pasado lunes 26 de julio en nuestra sede, contó con la participación de Claudio Muñoz, presidente de ICARE, así como de Jorge Becerra (Managing Director & Senior Partner) y Critián Carafí (Managing Director & Partner), miembros del Boston Consulting Group (BCG), institución de la que Reeves es parte.

“En estos espacios buscamos aportar a las actividades que ustedes lideran“, afirmó Muñoz, refiriéndose al propósito de estas actividades.

Además, resaltó la pertinencia de este encuentro, a propósito de una declaración firmada por los principales CEOs de Estados Unidos.

“Es una fantástica coincidencia que podamos tener esta conversación, justamente cuando hace algunos días se ha instalado un debate muy relevante sobre el rol de la empresa, que justamente nos desafía sobre el importante papel que debemos cumplir”, destacó.

Del 2010 al presente: ¿qué ha cambiado en las empresas más valiosas del mundo?

Winning the ’20s: A Leadership Agenda for the Next Decade es un trabajo del cual Reeves es coautor.

En ese artículo, se responde a las preguntas del inicio, las mismas que Reeve hizo a los asistentes del encuentro.

“Cuando comenzó la década del 2010, las diez empresas más valiosas del mundo tenían su sede en cinco países, solo dos de ellas estaban en el sector tecnológico y ninguna valía más de 400 mil millones de dólares“, afirma el trabajo.

En una especie de contraste, Reeves mostró cómo hoy día las cosas han cambiado en esos aspectos:

– Actualmente, las diez principales empresas del mundo se encuentran en Estados Unidos y China.

– La mayoría son empresas de tecnología.

– El valor de algunas ya supera el billón de dólares.

¿Cómo se produjo semejante cambio en apenas diez años? Y, lo que es más importante, ¿qué necesitarán las empresas para no quedarse rezagadas en la venidera década?

La cinco claves para el éxito

En un preciso resumen de su trabajo, Reeves compartió lo que han denominado A Leadership Agenda to Win the ’20.

En cinco puntos, el también Director del BCG Henderson Institute detalló aspectos que marcarán a las industrias la próxima década.

1-Dominar la nueva lógica de competencia

Reeves recalcó la trascendencia de las tecnologías de la información en la última década.

En ese sentido, afirma que los futuros líderes buscarán “economías de aprendizaje”, basadas en identificar las necesidades cambiantes del cliente.

Para ello, harán uso de la tecnología existente y se aprovecharán los datos.

Deberán preocuparse por la competitividad y la durabilidad de sus acciones, añadió el autor de Your Strategy Needs a Strategy.

“Las empresas competirán cada vez más por la resiliencia. El cambio tecnológico acelerado, el estancamiento político, un mapa de poder geopolítico cambiante, un mayor escrutinio de los negocios y la polarización de la sociedad apuntan a una era de incertidumbre prolongada, en la que es probable que los ciclos de vida corporativos continúen disminuyendo”, reza parte Winning the ’20s: A Leadership Agenda for the Next Decade.

2-Diseñar la compañía del futuro

Tal y como lo planteó en su artículo, Reeves destacó la capacidad que deben tener los futuros líderes para reinventar sus organizaciones.

Para desbloquear el potencial de las nuevas tecnologías, las empresas deben convertirse en organizaciones de aprendizaje para la próxima generación.

¿Y cómo harán las empresas para aumentar su capacidad de aprender en conjunto?

Según el trabajo de Reeves, “deben construir ciclos de aprendizaje que estén integrados [a la organización] y que recopilen información de los ecosistemas de datos”.

Por otro lado, enfatizó en la importancia de fortalecer el vínculo hombre-máquina, imaginando nuevas posibilidades de diseñar “la organización híbrida”.

3-Aplicar la ciencia del cambio organizacional

Este es, quizá, uno de los puntos más complejos en las claves de Reeves.

El experto norteamericano explicó que las empresas son muy cuidadosas a la hora de hacer grandes cambios, sobre todo por algo que destaca en su investigación: “la mayoría de los esfuerzos de cambio a gran escala fracasan”.

Para evitar esto, Reeves señaló la importancia emplear modelos de transformación basados en evidencias, entendiendo cómo y por qué funciona.

4-Apegarse a la necesidad comercial de la diversidad

Este factor puede beneficiar la efectividad de las empresas a largo plazo.

Reeves hizo referencia a un estudio que cita en su artículo, en el que se analizaron unas 1.700 empresas.

Dicha investigación, mostró cómo aumentaron “la capacidad de innovación, al ampliar la gama de ideas y opciones de una empresa”.

“A medida que se acelera la velocidad del cambio, la innovación y la reinvención son cada vez más necesarias para mantenerse en la cima”, destaca Winning the ’20s: A Leadership Agenda for the Next Decade.

La diversidad, además, también incrementa la resiliencia y, “al igual que las comunidades y organismos biológicos, es probable que las empresas que abarcan más heterogeneidad resistan mejor los cambios imprevistos”, añade Reeves en su trabajo, a quien, por cierto, se le da el tema biológico (posee estudios en ciencias naturales por la Universidad de Cambridge), tal y como lo demostró en su TedTalk.

5-Optimizar el valor social y comercial

En una era caracterizada por la polarización, probablemente todo en los negocios se politizará.

¿A qué se refiere Reeves con esa idea planteada en su artículo?

Básicamente, las organizaciones deben centrarse en su impacto en la sociedad, asegurando la creación de valor social y económico.

Esto, además de aumentar el rendimiento financiero a largo plazo, fortalece el vínculo entre las empresas y la sociedad.

Tras haber expuesto estos cinco elementos clave para el éxito en la venidera década, Reeves respondió a una serie de preguntas por parte de los asistentes y, posteriormente,  Muñoz, agradeció la asistencia a este tipo de iniciativas que promueven la conversación y la reflexión, sobre “temas relevantes para el futuro de las empresas y el desarrollo de nuestro país”.