Este estudio de McKinsey&Company reafirma la relevancia global de la correlación entre la diversidad (definida aquí como una mayor proporción de mujeres e individuos étnica y culturalmente diversos) en el liderazgo de grandes compañías y el mejor rendimiento financiero.

Descargue el estudio completo de McKinsey&Company aquí

El estudio se basa en datos de más de mil compañías de 12 países. Para ello utiliza dos medidas de rendimiento financiero: rentabilidad y creación de valor.

Las compañías en el cuartil superior de diversidad étnica y cultural en equipos ejecutivos fueron 33% más propensas a ser líderes de rentabilidad en su industria — Estudio de McKinsey&Company

Se estudiaron, además, los esfuerzos puestos en inclusión y diversidad (I&D) por parte de 17 compañías. Estas representan a las principales regiones y a variadas industrias, para así tener una mejor visión de en qué parte de la organización la diversidad es más importante.

Algunas conclusiones sobre diversidad

  • La relación entre diversidad y rendimiento del negocio persiste: la correlación estadísticamente importante entre equipos líderes diversos y mejor rendimiento financiero demostrada hace tres años sigue siendo real.
  • El rol de liderazgo importa: las compañías en el cuartil superior de diversidad de género en los equipos ejecutivos fueron 21% más propensas a rendir mejor en rentabilidad y 27% más propensas a tener una creación de valor superior.
  • No es sólo género: las compañías en el cuartil superior de diversidad étnica y cultural en equipos ejecutivos fueron 33% más propensas a ser líderes de rentabilidad en su industria.
  • Hay una penalización por optar por el no: la penalización por estar en el cuartil inferior en diversidad persiste.

Cuatro imperativos para entregar impacto a través del I&D

  1. CEOs y líderes deben articular una visión irresistible, unida a una responsabilidad real para rendir y saber delegar a través de la gerencia media.
  2. Las prioridades del I&D deben estar explícitamente definidas basadas en lo que conducirá la estrategia de crecimiento del negocio. Las compañías líderes hacen esto de una forma “data-driven”.
  3. Las iniciativas que buscan objetivos de I&D deben ser dirigidas en base a las prioridades de crecimiento e inversión.
  4. Las iniciativas de I&D deben adaptarse a las áreas de negocio relevantes o al contexto geográfico regional. Esto para maximizar las compras locales y el impacto.

Descargue el estudio completo de McKinsey&Company aquí