Cientos de preguntas surgen en medio de esta pandemia; algunas tienen respuesta y otras son una moneda al aire.

Quizá una de las interrogantes que más inquieta a la sociedad en general es qué vendrá después de esta crisis.

Expertos señalan que las consecuencias económicas, culturales y sanitarias nos llevarán a una nueva normalidad o a una era post-COVID.

Como parte de sus encuentros virtuales, Corparaucanía invitó a la directora ejecutiva de la Fundación Observatorio Fiscal, Jeannette von Wolfersdorff, y al abogado y columnista, Jorge Navarrete, precisamente para que, desde su visión y análisis, dieran algunas pistas de lo que creen será esa nueva realidad.

Empezar a pensar la nueva realidad

Para von Wolfersdorff existe mucha incertidumbre sobre el momento en el que entraremos en “el mundo postpandemia”.

Sin embargo, dicha incertidumbre no nos debe privar de “empezar a pensar cómo será y cómo construir consensos necesarios”.

Además, resaltó que seguir igual que antes “no sería factible ni para nuestra democracia ni para nuestras economía“.

Asimismo, von Wolfersdorff destacó la relevancia de poder hacer cambios sacando provecho de herramientas como la data.

Apuntó que también es importante preguntarse “cómo creamos valor de forma más colaborativa, con conciencia colectiva y con mayor respeto a la naturaleza“.

Por otro lado, explicó que otras epidemias en nuestra historia como humanidad han generado una mayor valorización del empleo y de las personas sobre el capital.

Sin embargo, según el Federal Research Bank de San Francisco, esta epidemia se enmarca en medio de la cuarta revolución industrial y eso puede acelerar los procesos de automatización.

“Eso implica que también pueden acelerarse los procesos de pérdida de empleos”, rescató.

La directora ejecutiva de la Fundación Observatorio Fiscal también ahondó en temas como el escenario futuro de las pymes, los efectos de esta crisis en la salud mental de los más vulnerables, la potenciación de la innovación y el aumento de las desigualdades.

La nueva fragilidad abre un debate y una conversación distinta, porque permitirá cambios más estructurales que antes eran imposibles”, puntualizó.

Entendiendo la incertidumbre

Por su parte, Navarrete señaló que estamos ante algo que nace y, también, ante algo que está por terminar.

“Esta incertidumbre ha embargado buena parte del debate público“, resaltó el abogado y columnista.

En ese sentido, su intervención ahondó en tres puntos: lo que seguramente va a pasar, las tendencias que pueden o no mantenerse después de la crisis y lo que no va a ocurrir.

Con respecto al primer punto, afirmó que “viviremos una situación dramática y “la peor crisis de los últimos 30 años”.

Además, destacó que la pandemia nos dejará “cambios en nuestras conductas” que van desde lo social hasta lo económico.

En cuanto al punto dos, expresó que “hay mayor respeto a la autoridad“, así como “valorización del espacio público”.

Navarrete también mencionó en este aspecto la restricción de libertades y el control sobre nuestra información.

Sobre el tercer y último punto aseveró que “la clase política ha tenido dos oportunidades para reivindicarse con la ciudadanía“.

Sin embargo, explicó, “sigue alejada de los miedos, las esperanzas y los aportes que puede hacer a la ciudadanía y sigue envuelta en discusiones que nada tienen que ver con la prioridad del momento”.

Mira el encuentro Después del COVID-19 ¿Qué viene después de la crisis? aquí.