En apenas tres semanas, el ciclo de programas En Persona. Conversaciones sobre la vida, el país y el futuro se ha convertido en un gran espacio para conversar con espíritu de tolerancia.

Porque, al fin y al cabo, “sin tolerancia y conversaciones no puede existir una convivencia sana”.

Así lo recalcó el escritor y poeta Cristián Warnken, encargado de conducir estos encuentros transmitidos los domingos a través de ICARE TV.

En esta tercera edición Warnken tuvo como invitado al académico y abogado Carlos Peña, rector de la Universidad Diego Portales.

Ambos, por más de una hora, conversaron sobre distintos temas del acontecer nacional, desde una mirada reflexiva, analítica y filosófica.

Política y democracia

Uno de los puntos en el que mayor énfasis puso Peña fue el significado de la política y su sentido.

El académico explicó que la política “es una actividad noble e imprescindible” que busca resolver problemas de convivencia.

“La política responde a cómo podemos vivir juntos, a pesar de que somos un proyecto vital tan distinto”, resaltó.

Sin embargo, cuando esta “busca resolver el problema de la convivencia con promesas utópicas” suele conducir a violencia e intolerancia.

Peña, además, aseveró que “la gracia de la política es saber moverse entre dos vectores que animan la vida social”:

1 – El anhelo de ser mejores.

2 – Saber que hay una realidad que tenemos que mirar cara a cara si queremos cambiarla.

Por otro lado, señaló que después del estallido social de octubre algunas fuerzas políticas tomaron una “actitud irresponsable”.

“En vez de alcanzar acuerdos prefieren aguantar la respiración y esperar que la moneda caiga del lado que ellos apostaron“.

No obstante, Peña piensa que en Chile hay personas capacitadas para ejercer la política de buena manera.

“Tampoco quiero ser injusto, creo que estamos en manos de gente eficiente, pero los grandes políticos son aquellos que con sobriedad intelectual son capaces de contener el miedo, darle un sentido a lo que ocurre y enseñar la realidad con todo lo terrible que tiene y sin eludirla”.

Con respecto a la democracia, el también escritor la definió como “una virtud de conversación y de disputa pacífica por el poder”.

“La única vida política digna de ser vivida es una vida democrática”, afirmó.

¿Ha caído el capitalismo?

El rector de la Universidad Diego Portales también se refirió a la economía, aspecto muy golpeado por la pandemia.

En ese sentido, destacó que “el capitalismo no se ha desplomado”, contrario a lo que mucha gente opina.

“No es que anhele que no se desplome, no creo que se vaya a desplomar“, enfatizó.

Para Peña el capitalismo “va seguir tan vigoroso como siempre”, pero la crisis actual conducirá a reformas de índole social-demócratas.

“No creo que el principal efecto sociopolítico de lo que está ocurriendo sea el fin del capitalismo […] Seguirá habiendo mercado, vamos a seguir con una cultura bastante individualista y el consumo va a seguir siendo importante para las grandes mayorías”.

“No se puede ser libre sin riesgos”

Peña también hizo alusión al valor de la libertad y la autonomía de las personas.

Con respecto a esa idea, detalló que “no se puede ser autónomo y libre sin riesgos”.

“No podemos tomar decisiones sin arriesgarnos y estar exentos del sufrimiento”, resaltó.

Además, afirmó que pagar cualquier precio por evitar el miedo a esta pandemia es un error.

“Es probable que un Estado autoritario como el chino logre controlar mejor la pandemia, ¿pero estaríamos dispuestos a pagar ese precio para evitarla?”.

Para el doctor en filosofía eso implicaría sacrificar buena parte de bienes intangibles que ya forman parte de nuestra naturaleza, como los derechos personales.

El desafío del Chile inmediato

“Cuando acabe la pandemia o se aminore nos vamos a encontrar con el espectáculo de la pobreza“, destacó Peña.

Asimismo, agregó que miles de familias, “que en su memoria albergan un pasado proletario“, tendrán que atravesar el drama de volver a dicho pasado.

Peña puntualizó que “eso requiere que nos pongamos de acuerdo para evitar ese drama”.

“Hay que salir del lado más brutal de esta indigencia que es el hambre y, sobre todo, la dramática experiencia vital de millones de chilenos, que apenas anteayer eran proletarios y que hoy son grupos medios, con acceso al consumo, y que ven con pavor que ese bienestar que han alcanzado para ellos y sus hijos se puede evaporar“.

Para el académico ese escenario es el gran desafío del Chile inmediato.

Filosofía, poesía y pandemia

Durante la parte inicial de la conversación, Warnken y Peña hablaron sobre el poema Soliloquio del individuo de Nicanor Parra.

“Describe la condición humana esencial y advertimos que lo propio de los seres humanas es una radical indigencia“, afirmó Peña.

Además, detalló que, a diferencia de los animales, “los humanos configuran un cierto sentido para nuestra existencia y nuestra vida”.

“Los seres humanos hemos tratado de ir superando esa condición de indigencia elaborando un mundo artificial“.

La pandemia, explicó, de pronto sacude esa envoltura y nos devuelve a la condición radical de indigencia que hoy experimentamos.

“Vivimos envueltos en la fantasía de que todo esto tiene un sentido, pero es un sentido que logramos inventar y somos seres cercados por la enfermedad y la muerte […] Los días que vivimos sabemos que son únicos y el hecho de tenerlos contados nos provee un cierto valor”.

Mira nuevamente el tercer programa del ciclo En persona. Conversaciones sobre la vida, el país y el futuro.