Ximena Rincón no oculta su orgullo al afirmar que es de región.

De hecho, asegura que quienes nacen y viven fuera de la capital desarrollan una especie de temple particular y saben “lo difícil que es salir adelante”.

Pero hay algo que también marcó su visión y su rumbo: crecer en un hogar donde la política estaba presente.

Sobre este y otros temas conversó junto a Cristián Warnken en el decimoséptimo capítulo de la cuarta temporada de En Persona.

Dicho episodio se emitió el domingo 10 de julio a través de ICARE TV.

Esta edición nos permitió conocer la mirada de la senadora sobre diversos tópicos de interés nacional. Además, hizo una valoración de figuras como Eduardo Frei Montalva, detalló cómo fueron sus inicios en la Democracia Cristiana, cuál es el diagnóstico que ella hace del partido actualmente, su experiencia en el Gobierno de Michelle Bachelet y dio su punto de vista sobre el proceso constituyente.

Chile, punto de inflexión

Para la expresidenta del Senado, Chile está viviendo un punto de inflexión histórico.

En ese sentido, aseveró que se ha colado en la conversación “la idea de que no somos una nación, sino muchas naciones”.

“Este sentimiento de dividir en vez de unir empieza a instalarse sin que las personas se den cuenta”, añadió.

Ella apuntó que esto no tiene que ver con reconocer que Chile es una multiplicidad de culturas, sentimientos y etnias; es más una sensación de fragmentación que no nos permitirá avanzar.

Proceso constituyente, ¿fracasó?

En cuanto al proceso constituyente y el borrador presentado por la Convención, Rincón esperaba un final en el que la mayoría de los ciudadanos encontrara en la nueva Carta Fundamental un motivo de unión.

“Un proceso que termina sin el apoyo mayoritario de la ciudadanía y que enfrenta al país en dos posiciones es un fracaso”, declaró.

Asimismo, resaltó que la idea de “Aprobar para reformar” o “Rechazar para modificar” es una clara prueba de que “a la inmensa mayoría no le gusta lo que está encima de la mesa”.

Sin embargo, viendo el panorama desde otra perspectiva, destacó que esto puede entenderse también como parte de un proceso que tendrá su continuación después del 4 de septiembre.

“¿Qué posibilidad tiene este proceso de continuar?” La tendrá en la medida en que nos comprometamos, cualquiera sea el resultado el 4 de septiembre”, puntualizó.