Para ser juez se requieren varias cosas, pero principalmente vocación.

Dedicarse a administrar justicia, de manera imparcial, independiente y efectiva, es como una especie de sacerdocio jurídico.

“No es una tarea a la que se entra y se sale […] Es poner la vida al servicio de esa tarea”, apuntó Ángela Vivanco.

La vocera de la Corte Suprema fue la invitada del decimotercer capítulo de la cuarta temporada de En Persona.

Dicho episodio, conducido por Cristián Warnken, se emitió en vivo el domingo 12 de junio a través de ICARE TV.

Durante la conversación, Vivanco dio su punto de vista sobre la evolución del Poder Judicial, el incremento de la violencia, el enfoque judicial del tema migratorio y otros aspectos de relevancia nacional.

A su vez, se refirió al proceso constituyente y explicó que hay ciertos puntos que le generan preocupación, pero no le corresponde al Poder Judicial “tomar posición al respecto”.

“Los jueces hoy no son obsecuentes”

Uno de los primeros tópicos que la ministra de la Corte Suprema tocó fue la evolución del Poder Judicial.

En ese sentido, señaló que estamos ante un Poder Judicial “totalmente distinto al que se vio en tiempos de dictadura”.

“Los jueces hoy no son personas obsecuentes y al servicio de gobernantes o tendencias políticas”, resaltó.

Asimismo, afirmó que los jueces actuales se han formado y han operado siendo parte de una vida en democracia.

Por otro lado, aseveró que, algunas veces, el Poder Judicial “paga las culpas por aspectos que tienen que ver con las normas que tiene que aplicar”.

“A veces es por actuaciones que tienen que ver con otros órganos vinculados al sistema de justicia, pero que el Poder Judicial no tiene dominio sobre ellos”, añadió.

“No se puede eliminar a nadie de la sociedad”

Vivanco también opinó sobre la escalada de violencia que está viviendo nuestro país.

Respecto a ello, expresó que ha habido un aumento de cierto tipo de delitos con uso de armas que son muy visibles y que “hacen que exista dentro de la sociedad una sensación de inseguridad e ‘impunidad'”.

“Es un tema que nos preocupa, pero no es el Poder Judicial el que puede tomar medidas preventivas respecto a esas situaciones, no somos elementos operativos desde el punto de vista de la seguridad”, aclaró.

Además, cuestionó la idea de encarcelar de por vida a quien cometa un delito, eliminándolo de la sociedad.

“No se puede eliminar a nadie: buenos, malos, delincuentes y víctimas, todos son parte de la sociedad”, manifestó.

Para ella, “la solución no es tener a la gente eternamente presa”, sino buscar fórmulas de rehabilitación para que no siga delinquiendo cuando salga de la cárcel.

“Esa es la clave y hoy, desgraciadamente, esas fórmulas no se están desarrollando”, recalcó.

Nueva Constitución: “Hay temas que nos preocupan”

A propósito del proceso constituyente, la vocera de la Corte Suprema dijo que el Poder Judicial emitirá una opinión sobre el contacto con que han tenido con dicho proceso.

Sin embargo, destacó que “nunca vamos a entrar a fijar posición entre Apruebo o Rechazo, porque no nos corresponde”.

“Hemos presentado cada una de las normas que están en el borrador que nos preocupan y el tema está en manos de la Convención”, agregó.

Entre esos temas que generan preocupación, Vivanco señaló que el principal es el relacionado con las normas transitorias.

En cuanto a la Justicia Indígena, apuntó que Chile puede tener una segunda línea de justicia, tal y como ocurre en otros países.

El problema, explicó, es que se desconocen las dimensiones de esa justicia y este tema “quedó como un esbozo”.

“¿Cuáles son las dimensiones de la Justicia Indígena? ¿Qué materias? ¿A qué personas? ¿Es voluntaria o es obligatoria? ¿Se creará un sistema por cada etnia? ¿Quiénes son las autoridades llamadas a ejercer esta justicia? Nada de eso quedó en el proyecto y el tema tendrá que ser resuelto legislativamente, dándole un contenido que hoy no conocemos”, puntualizó.