Durante su presentación en el Foro “La regulación nuestra de cada día” —organizado por ICARE— el economista y ex Ministro de Economía, Jorge Marshall asegura que “el sistema está trabado” y el Estado está “confundido”, por lo que es necesario “hacer cambios y reencauzar la institucionalidad regulatoria” en Chile. Asimismo, advierte que “la ley del lobby tuvo un efecto adverso, ya que “el regulador prefiere no recibir a nadie, congeló las relaciones con los privados”.

En tanto, el economista sostiene que quienes han sido en los últimos 10 años altos funcionarios públicos en materias de regulación, tienen en común que han tenido la constante “tensión de enfrentar una comisión investigadora, una relación compleja con el mundo político, tomar decisiones que están muy influidas y tener que hacer una gestión que a veces es más política que técnica y la tensión de no saber si el gobierno le va a dar el piso” (para descargar la presentación de Marshall haga clic AQUÍ).

En esa línea, Marshall explica que “se tiende a producir que un ministro vota a favor de un proyecto que es de su sector y vota en contra cuando no. Cuando uno ve que el Estado tiene estas características llegamos a la conclusión que el sistema está trabado”.

“Todo el ámbito del regulador hacia la empresa tiene que modificarse y tiene que ir hacia una forma donde exista mayor colaboración y autorregulación” — Jorge Marshall, ex ministro de Economía

Por otro lado, el doctor en economía de la Universidad de Harvard sostiene que si bien la población está prestando menos atención al tema regulatorio, este aparece como una tendencia. “No hay tanta demanda en la regulación, pero el Estado ha estado haciendo un aumento en la función regulatoria. Parte de esta tendencia es la reacción a esta traba de confusión que hay en el sistema”, explica Marshall.

Relación entre el regulador, la empresa y la ciudadanía

El economista expresa que estamos frente a un nuevo escenario, en el que hay complejidad en la relación entre el Estado y los ciudadanos, con incertidumbres, volatibilidad e impredictibilidad. Para Marshall, estos elementos se expresan en movimientos sociales como el estudiantil y No+AFP, y son “los que tienen una influencia directa y el Estado no tiene la capacidad para reaccionar a esa nueva realidad. Cada regulador tiene que gestionar esa tensión en forma individual y hacer el cálculo político”.

El ex ministro sostiene que “tenemos que ser capaces de construir un Estado con la ciudadanía y no para la ciudadanía”. Asimismo, afirma que “existe una nueva relación entre el regulador, la empresa y la ciudadanía”, la que tiene por objetivo eficiencia y entregar valores públicos.

Marshall mostró este esquema en el foro, el cual grafica la relación que debe haber entre la empresa, el regulador y la esfera pública

Ley de Lobby que desincentiva

En tanto, Marshall advierte “la ley del lobby tuvo un efecto adverso, que congeló la regulación. El regulador prefiere no recibir a nadie, no hablar con nadie y mantenerse aislado. Es decir, se ha cultivado la idea de que es mejor no hablar con nadie del sector privado. Hemos congelado la relación regulador empresa”.

Sin embargo, el economista afirma que “todo el ámbito del regulador hacia la empresa tiene que modificarse y tiene que ir hacia una forma donde exista mayor colaboración y autorregulación”. 

Por otro lado, “la relación de esfera pública hacia el regulador ha estado muy influida por redes sociales y también hay que reorganizarla. En tanto, la relación de empresa a esfera pública es lo que Alfredo Moreno —presidente de la CPC— ha estado tratando de modernizar y promover prácticas nuevas a nivel de la empresa”.