Mario Marcel, Presidente del Banco Central de Chile, presentó el Informe de Política Monetaria (IPOM Junio 2018) en el foro ICARE “Coyuntura Económica y Perspectivas”.

Descarga la PPT del Presidente del Banco Central aquí

Marcel presentó el informe separándolo en: 1) Los principales mensajes, 2) El escenario internacional, 3) Nuestro escenario interno, cómo ha evolucionado la economía y 4) Perspectivas y riesgos 2018-19. Te dejamos las principales ideas expuestas por cada punto.

“Las definiciones del Gobierno dan mayor certidumbre”

Al final de su presentación del IPoM Junio 2018, el presidente del Círculo de Finanzas y Negocios de ICARE le hizo la siguiente pregunta a Marcel: “El Gobierno firmó un decreto en que establece un compromiso para reducir el déficit fiscal estructural a 1,8% del PIB en 2018 y en 0,2% anual hasta 2022, con el fin de mejorar la clasificación crediticia del país. ¿Cuál es su opinión sobre este compromiso?”

A la cual, el presidente del Banco Central contestó: “La política fiscal es responsabilidad del Ejecutivo, nosotros no tenemos juicio. Pero como Banco Central somos usuarios de la información fiscal y tenemos que incorporarla. En ese sentido destacaría 4 elementos: Las definiciones que ha tomado el Gobierno dan mayor certidumbre, la trayectoria de la política fiscal es consistente con el escenario macroeconómico que he presentado, que esa trayectoria haya quedado definida año a año en el decreto nos permite que sea más fácil monitorear y que esto también da mayor certidumbre al cumplimiento de esas metas en el tiempo”.

“Todos estos elementos nos ayudan”, finalizó Marcel su respuesta.

“El crecimiento del PIB se ubicará entre 3,25 y 4%, pues los mejores datos efectivos han reducido la probabilidad que el crecimiento promedio del año se ubique más cerca de 3%” — Mario Marcel, presidente del Banco Central

Los principales mensajes del IPoM Junio 2018 son:

“La evolución del escenario macroeconómico ha reducido los riesgos para la convergencia de la inflación a 3% en el horizonte de política. Esto nos venía preocupando en varios informes anteriores, pero hoy esos temores han ido desapareciendo”.

“Las expectativas y proyecciones de inflación de corto plazo han aumentado, principalmente por el mayor precio del petróleo. A dos años plazo, se mantienen en 3%”.

“No obstante, la trayectoria de aumento pausado de la inflación subyacente sigue sin muchos cambios respecto de marzo, pues si bien la economía ha afianzado su recuperación, aún resta camino para cerrar las holguras presentes”.

“El mayor dinamismo de la inversión mejora las perspectivas de crecimiento para el 2018, el que se ubicaría entre 3,25 y 4%. El crecimiento en la segunda mitad del año será menor al observado en el primer cuatrimestre. Las perspectivas de crecimiento para el período 2019-2020 no se han modificado”.

“En lo externo, el impulso que recibirá la economía nacional será algo menor, por un ajuste más rápido de las condiciones financieras y términos de intercambio menos favorables”.

“En este contexto, el Consejo ha mantenido la Tasa de Política Monetaria en 2,5%, y reafirma que esta sólo comenzará a reducirse en la medida que las condiciones macroeconómicas sigan impulsando la convergencia de la inflación hacia 3%”.

“Por el lado de la inversión, en el corto plazo aún no se observa un cambio importante en la ejecución de proyectos de gran envergadura” — Mario Marcel, presidente del Banco Central

El escenario internacional (IPoM Junio 2018)

“En el escenario externo, los datos de actividad e inflación han consolidado las diferencias entre la posición cíclica de Estados Unidos y el resto de las economías desarrolladas”.

“Esto ha agudizado las discrepancias sobre cuál será la evolución futura de la política monetaria en los distintos bloques económicos. Estas diferencias han provocando movimientos en las tasas de interés y ha apreciado el dólar a nivel global”.

“Por ello las condiciones financieras son algo menos favorables para las economías emergentes. Así, los flujos de capitales descendieron y las tasas de interés de largo plazo aumentaron en la mayoría de ellas. Los premios por riesgo subieron, aunque siguen bajos en perspectiva”.

“En Chile, los movimientos en los mercados financieros se han traducido en una depreciación del peso, al igual que la mayoría de las economías emergentes. Sin embargo, a diferencia con lo que ha ocurrido a nivel global y otras economías de las región, la tasa de interés de largo plazo se ha mantenido relativamente estable”.

“Sobre las materias primas destaca el aumento del precio internacional de los combustibles, en particular el petróleo Brent y la gasolina. El precio del cobre por su parte, aunque con vaivenes, se sostiene en valores sobre US$3,0 dólares la libra”.

“El Consejo sigue estimando que la recuperación de la economía se apoya en un escenario externo favorable, una política monetaria claramente expansiva, el fin del ajuste de la inversión minera y habitacional y la ausencia de desbalances macroeconómicos importantes” — Mario Marcel, presidente del Banco Central de Chile

“El cambio en las condiciones financieras globales no se ha reflejado en un cambio sobre las perspectivas de crecimiento de la actividad mundial. Así, para el período 2018-2020 se sigue considerando un crecimiento mayor a lo observado en los tres años previos”.

“Pese a lo anterior, las proyecciones para América Latina se reducen, en parte porque varias economías siguen estando sujetas a factores de riesgo idiosincrático y/o porque las condiciones financieras externas algo menos favorables les afectan con mayor severidad”.

“Ello, entre otras razones, porque tienen altos niveles de deuda pública y externa. Lo mismo sucede en algunas otras economías emergentes”.

Nuestro escenario interno, cómo ha ido evolucionando la economía

“La inflación ha evolucionado en línea con lo previsto en marzo. Su dinámica ha seguido mayormente dominada por la evolución del tipo de cambio nominal, una economía que ha mantenido holguras de capacidad abiertas por varios trimestres y la indexación a tasas de inflación menores”.

“Los datos conocidos del primer cuatrimestre del 2018 muestran que la actividad creció algo sobre lo previsto. Parte de ello respondió a factores específicos en sectores cuyas cifras son altamente volátiles y con poca relevancia para la evaluación de las holguras de capacidad”.

“En línea con el panorama por el lado de la actividad, en la demanda interna resalta el mayor impulso de la inversión en construcción y obras, así como del consumo durable y de servicios”.

“En el sector externo, las importaciones y exportaciones de bienes siguieron aumentando, coherente con el mayor dinamismo de la economía. Con todo, en las últimas también hubo un efecto base de comparación, en especial en la minería y la agricultura”.

“Ello se ha dado en medio de condiciones financieras internas que siguen favorables, con tasas de interés bajas en perspectiva histórica y condiciones de otorgamiento sin mayores cambios en el último trimestre. En tanto, las colocaciones continúan con un crecimiento acotado”.

Perspectivas 2018-2020 y riesgos (IPoM Junio 2018)

“En el escenario base, el crecimiento del PIB se ubicará entre 3,25 y 4%, pues los mejores datos efectivos han reducido la probabilidad que el crecimiento promedio del año se ubique más cerca de 3%. Para el 2019 y 2020 los rangos de proyecciones se mantienen respecto del IPoM anterior”.

“Para el 2018, se consideran menores tasas de variación anual en el segundo semestre. Ello refleja una base de comparación más alta a igual lapso del 2017 y una moderación en el ritmo de expansión de la demanda interna. Por el lado del consumo, la evolución del empleo y los salarios limitan el gasto de los hogares”.

“Por el lado de la inversión, en el corto plazo aún no se observa un cambio importante en la ejecución de proyectos de gran envergadura. Entre otros factores, ello se condice con diversos indicadores de la construcción que en lo más reciente muestran una tendencia a estabilizarse”.

“La proyección de crecimiento considera que el impulso externo será levemente menor que el previsto en marzo. Ello, por condiciones financieras que serán menos favorables y términos de intercambio algo menores”.

“Las expectativas de consumidores y empresas también apoyan las perspectivas de una paulatina recuperación, pues siguen más optimistas en la percepción sobre la situación futura que la actual”.

“Más allá de lo anterior, el Consejo sigue estimando que la recuperación de la economía se apoya en un escenario externo favorable, una política monetaria claramente expansiva, el fin del ajuste de la inversión minera y habitacional y la ausencia de desbalances macroeconómicos importantes“.

“Respecto de la inflación, su convergencia a 3% se dará el primer trimestre del 2019, antes de lo previsto. Ello, principalmente por el aumento del precio de los combustibles en pesos”.

“Por su parte la proyección del IPCSAE es similar a la de marzo. Así se sigue esperando que se eleve lentamente a 3%. Ello, coherente con una economía que, más allá de los datos recientes, cerrará sus holguras de capacidad en el transcurso de los próximos dos años y con un tipo de cambio real que volverá a sus niveles de largo plazo”.

“Las expectativas privadas de inflación también aumentaron en el corto plazo, mientras que a dos años se ubican en 3%”.

“Como supuesto de trabajo para la Tasa de Política Monetaria, en el corto plazo se considera una trayectoria similar a la que muestra la Encuesta de Operadores Financieros disponible al cierre de este IPoM. Para el mediano plazo, se sigue estimando que se ubicará en torno a su nivel neutral, entre 4 y 4,5%, hacia el 2020″.

“Los riesgos externos siguen sesgados a la baja y son las condiciones financieras globales, el escenario de conflictos comerciales, políticas proteccionistas, el precio del petróleo”.

“Este balance de riesgo se superpone a un balance de la actividad interna sesgado al alza. Mayor crecimiento de de la inversión, se matiza el riesgo al alza que el mercado laboral demoré más que lo previsto en responder al mayor crecimiento. En el caso de la inflación los riesgos están balanceados”.

Conclusiones o comentarios finales del IPoM Junio 2018

“Considerado el período 2018-20, la evaluación del escenario macroeconómico no es muy distinta a la prevista en marzo. Así, el panorama de cierre de las holguras de capacidad no ha cambiado mucho, lo que se refleja en una inflación subyacente cuya trayectoria es similar a la anticipada”.

“En este contexto, el Consejo considera que el estímulo monetario se mantendrá en torno a sus niveles actuales y comenzará a reducirse en la medida que las condiciones macroeconómicas sigan impulsando la convergencia de la inflación hacia 3%”.

“Más allá que los riesgos internos para la actividad estén sesgados al alza, en el lado negativo los principales riesgos vienen del escenario externo. Las condiciones financieras se han mantenido favorables por un período extenso y se estima seguirán así por un tiempo más”.

“Sin embargo, la evolución del escenario externo ha elevado la presión y los riesgos. Ello es especialmente relevante para economías que se perciben más vulnerables, ya sea porque sus fundamentos macroeconómicos son débiles o porque no poseen las características institucionales que les permitan afrontar los shocks externos e implementar políticas anticíclicas”.

“De esta manera, mantener fundamentos macroeconómicos sólidos sigue siendo la base para un crecimiento sostenido, más aún considerando que los riesgos negativos que presenta el escenario externo pueden ser aun más profundos en economías con elevados niveles de inflación, altas tasas de interés y abultados déficit en cuenta corriente”.

“Chile ha sobresalido en materia institucional dentro de un grupo de economías emergentes, pero algunos fundamentos se han debilitado tras varios años de bajo crecimiento lo que resalta la importancia de ir reponiendo estas holguras en la medida que la economía consolide su recuperación”.

“Este es un buen momento para valorar lo que hemos ido construyendo en el tiempo”, concluyó el presidente del Banco Central, Mario Marcel, al analizar el IPoM Junio 2018.