El panorama actual del contexto económico nacional se caracteriza por la confluencia de múltiples y diversos fenómenos.

Asimismo, muchos de dichos fenómenos no tienen precedentes en las últimas décadas, configurando una situación compleja, líquida e incierta.

Todo esto complejiza seguir la evolución de las principales variables económicas.

Sin duda, hoy más que nunca se ha vuelto más difícil construir escenarios, definir probabilidades y planificar toma de decisiones.

Desde ICARE queremos aportar al análisis de la coyuntura económica, por ello hemos impulsado, a través de nuestro Círculo de Economía y Finanzas, la producción del programa La semana económica.

Este espacio nos permite ahondar en el acontecer económico nacional e internacional y revisar la evolución de los principales indicadores.

A su vez, profundizamos junto a destacados invitados en diversas perspectivas y tendencias económicas y financieras.

Cada lunes, a partir de las 9:00 hrs., Jorge Quiroz, socio principal de Quiroz y Asociados, modera esta instancia donde hacemos un seguimiento a la economía muy cercano a la preocupación de las personas.

Necesitamos crear medio millón de empleos

El décimo capítulo de La semana económica contó con la participación de:

José Valenzuela – Investigador de Clapes UC

David Bravo – Director del Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales

Dicha edición, transmitida por ICARE TV el 24 de octubre, nos permitió discutir las perspectivas del empleo para nuestra economía.

El empleo es un elemento clave para cualquier economía, ya que es un generador de estabilidad y oportunidades.

Algunas cifras apuntan que durante la pandemia se perdieron cerca de dos millones de puestos de trabajo.

Aunque el año pasado el empleo experimentó una importante recuperación, el ritmo se ha ido estancando y aún no alcanzamos la cifra de puestos perdidos durante la crisis sanitaria.

“La economía chilena, si quiere regresar a la normalidad, requiere generar medio millón de empleos”, apuntó Quiroz.

Al respecto, Bravo señaló que esta crisis golpeó fuertemente a las personas más vulnerables y las de menor nivel educativo.

Además, explicó que son sectores que en términos netos se han mantenido rezagados.

A su vez, detalló que “hoy, con mayor razón, es más complejo hacer proyecciones sobre la tasa de desocupación”.

“Estamos en el corazón de un problema que tiene que ver con la búsqueda de trabajo y eso distorsiona la calidad del termómetro que siempre se ha usado (tasa de desocupación)”, agregó.

La escalera laboral y la rotación

Por su parte, Valenzuela aseveró que cada una de las crisis experimentadas durante las últimas décadas tienen su propia naturaleza.

No obstante, todas comparten ciertos patrones y uno de ellos es el aumento de la tasa de desempleo.

Asimismo, recalcó que el elemento de la escalera laboral o cómo las personas van ascendiendo a mejores puestos “se ha ido perdiendo y hay múltiples razones para ello”.

“En concreto, los perfiles de ingreso en Chile son bastante planos en el ciclo de vida”, expresó.

El investigador también destacó que “Chile es uno de los países de la OCDE con mayor índice de rotación laboral.

“La gente que más rota es la que menos gana y la gente que más gana, cuando rota, se mueve a empresas de mayor productividad”, puntualizó.