Historiadora, académica, escritora, Máster en Filosofía de la Universidad de Oxford; definir la figura de Lucía Santa Cruz no es tarea sencilla.

Esto, en parte, cobra relevancia cuando afirma que no le gusta ser encasillada, aunque no niega su identificación con los ideales liberales.

Santa Cruz fue la invitada del capítulo 28 del ciclo En Persona, emitido el domingo 29 de noviembre.

Este espacio, conducido por Cristián Warnken, fue transmitido a través de ICARE TV, EMOL y otras plataformas digitales aliadas.

En más de hora y media, la historiadora dio su visión sobre distintos temas y repasó diferentes ámbitos de su vida personal, familiar y profesional.

“El igualitarismo no es posible”

Santa Cruz manifestó sus argumentos contra el Coeficiente de Gini como herramienta para medir la desigualdad.

Desde su perspectiva, la desigualdad medida solamente desde los ingresos olvida otros parámetros en los que hemos avanzado.

A su vez, destacó que el Chile actual es “infinitamente más igual”, en comparación al de años atrás.

“Las nuevas generaciones ya no tienen cuatro años de escolaridad, sino que han completado su educación y han tenido acceso a la educación superior. Hoy los ingresos están determinados por el conocimiento“, aseveró.

En ese sentido, recalcó que “el igualitarismo no es posible, porque no nacemos todos iguales”.

“Cualquier intento de construir una sociedad a partir del igualitarismo implica una ingeniería social que termina achatando a los más destacados“, puntualizó.

“El igualitarismo no es posible […] Construir una sociedad a partir del igualitarismo termina achatando a los más destacados”.

Sin definiciones, sin encasillamientos y resistencia a la autoridad

“No me gusta definirme, no me gusta que me encasillen”, destacó Santa Cruz, refiriéndose a quienes la consideran liberal.

A su vez, enfatizó que sin libertad la persona no puede ser un ente moral, “porque carece de responsabilidades de sus actos”.

“En ese sentido, si alguien cree que la libertad debe ser un eje central de la sociedad, la política y la economía, feliz que me llamen liberal“, apuntó.

Al mismo tiempo, la académica aseguró que tiene “resistencia a la autoridad”, porque puede ser odiosa y arbitraria.

“Siento que los gobiernos tienen, por definición, poderes que exceden cualquier poder que los ciudadanos podemos tener. Hay una asimetría de poder muy grande entre los gobiernos y los gobernados”, resaltó.

Santa Cruz agregó que uno de sus intereses principales que puede identificarse como liberal “es la idea de contrapesar estos poderes que los gobiernos tienen sobre nuestra libertad, nuestra vida y nuestro patrimonio“.

“La autoridad es odiosa y arbitraria […] Hay una asimetría de poder muy grande entre los gobiernos y los gobernados”.

Mira la entrevista completa a Lucía Santa Cruz en la 28a edición de En Persona.