Durante su exposición en el Foro “La regulación nuestra de cada día” —organizado por ICARE— el presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, criticó duramente el proceso legislativo de nuestro país, denunciando “una creciente burocracia, falta de rigurosidad legislativa y descoordinación inexplicable”. Asimismo, entregó algunas recomendaciones para el próximo gobierno.

Joaquín Villarino expresó que en el Consejo Minero realizan un seguimiento de la tramitación legislativa de innumerables proyectos de ley sobre diversas materias. Asimismo, formulan análisis, observaciones y propuestas alternativas a estas iniciativas, acudiendo a audiencias antes las comisiones de trabajo y las salas del Congreso Nacional para exponer. Sin embargo, desde su experiencia, el presidente ejecutivo del Consejo Minero advierte que “hacemos un esfuerzo para preparar una presentación y uno llega al Congreso y hay sólo dos parlamentarios o se paran en la mitad y se van. Es una predicación en el desierto”.

“No es posible que para regular los destinos de la Patria sólo haya que tener 18 años y cuarto medio rendido” — Joaquín Villarino, presidente del Consejo Minero

En esa línea, Villarino agregó que “con la ley de Lobby se creó un marco de desconfianza, ya que no se quieren juntar con quienes de verdad saben y legislan desde la ‘Matrix’. Nadie mira el bosque, todos están preocupados de su árbol. Si esto significa que no hay crecimiento, no les importa” (para descargar la presentación de Villarino haga clic AQUÍ).

Falta de rigurosidad y coordinación

Por otro lado, el presidente ejecutivo del Consejo Minero advierte una falta de rigurosidad legislativa, ya que “de manera consiente los proyectos de ley incurren en imprecisiones conceptuales con graves consecuencias prácticas, causadas por la falta de conocimientos técnicos, deficiente técnica legislativa, y premura en la búsqueda de consensos”.

“Si hay algo riesgoso son los diputados sin pega, porque se ponen creativos y diputado creativo es mala ley” — Joaquín Villarino, presidente del Consejo Minero

Burocracia creciente

Joaquín Villarino critica la acumulación de regulaciones, sosteniendo que “las nuevas leyes y reglamentos no suelen derogar anteriores con las cuales se contradicen y duplican”. Además, asegura que se crean nuevos organismos públicos con facultades de organismos ya existentes, por lo que “falta un proceso formal de monitoreo de la aplicación de nuevas regulaciones para evaluar posibilidades de modificación y derogación, como lo es el estándar OCDE”.

“Les quiero contar que un proyecto minero hoy necesita 1.100 permisos. ¿Hay 1.100 temas en un proyecto minero? Imposible. Hay 30 instituciones que preguntan por el mismo tema con criterios distintos. Es más complicado que la línea de metro de Londres saber cómo va a terminar un proyecto y saber si vas a tener la regulación. No hay ninguna racionalidad”, sostiene Villarino.

Asimismo, agrega que “además de sobre regulación, hay sobre fiscalización, proliferación y duplicidad de permisos. Todo esto genera incerteza jurídica, judicialización y dificultades en la aplicación de la ley, las que habrían podido evitarse si los procesos legislativos hubieran sido mejores”. 

Recomendaciones para el próximo gobierno

Para terminar, Villarino entregó cuatro sugerencias para quien sea el próximo Presidente o Presidenta del país:

  • “Como cuatro años es poco tiempo para hacer muchas cosas, le diría al próximo Presidente o Presidenta que le imponga una meta al Congreso para que derogue 8.000 leyes y así los tiene entretenidos, porque si hay algo riesgoso son los diputados sin pega, porque se ponen creativos y diputado creativo es mala ley”.
  • “Tiene que nombrar a alguien que mire el bosque y de alguna manera tenga la visión completa de lo que está pasando legislativamente, porque no puede ser que estén promoviendo una ley que destruya otros sectores sin ninguna consideración y el ministro sectorial afectado se entera por la prensa”.
  • “Hay que hacer el análisis anterior y posterior de una ley. Tener una paternidad legislativa responsable y ver qué pasa con la ley, qué efectos tuvo, cómo se aplica, qué costos tiene, etc.”.
  • “Haría una revisión Constitucional, porque no es posible que para regular los destinos de la Patria sólo haya que tener 18 años y cuarto medio rendido, eso que sea para carnet de manejar, ya que para el resto se requiere un poquito más de experiencia”.