El menor crecimiento de la economía chilena desde el año 2009 —en plena crisis subprime— es lo que prevé el Banco Central para este año, proyectando un PIB anual de 1,4%. Así, y promediando los últimos cuatro años, el crecimiento de Chile alcanzaría un 1,8%, situándose por debajo del crecimiento promedio mundial.

En la presentación del Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre en ICARE, el presidente del Banco Central, Mario Marcel, dijo que se mantuvieron las proyecciones de crecimiento para el 2018 conocidas en el IPoM de septiembre de 2,5% a 3,5%. Sin embargo, llamó a tener en cuenta que “si bien la economía en términos de cifras muestra diferencias significativas con respecto al próximo año, esto se explica en parte importante por las bajas bases de comparación, porque esta estuvo muy débil entre finales del año pasado y principios de este”.

“La inversión, que había estado cayendo en los últimos trimestres, seguirá cayendo en el transcurso de este año” — Mario Marcel en ICARE

En la misma línea, Marcel dijo que “la economía no está creciendo a una velocidad especialmente alta, sino a un ritmo más bien moderado, por lo que la capacidad de sostener ese crecimiento en el largo plazo se verá materializada en buena medida en las cifras de crecimiento del segundo semestre del próximo año”.

El presidente del Banco Central dijo además que “el retroceso en la inversión se ha prolongado”. Aseguró que “la inversión, que había estado cayendo en los últimos trimestres, seguirá cayendo en el transcurso de este año”.

Confianza empresarial: un factor a tener en cuenta

Tras hacer un repaso sobre lo que desde el Banco Central estiman ocurrirá en el escenario internacional, el que consideran presentará condiciones favorables para el crecimiento, Mario Marcel habló sobre el escenario interno.

Al respecto dijo que “la tarea más importante es lograr recuperar la inversión en las áreas de construcción y obras”, y que en este escenario “el IPC total permanecerá en torno al 3% anual durante el primer semestre de 2018, y que también veremos varios meses con inflación baja, con niveles cercanos al 2%”.

Además, llamó a tener especial atención en el tema de la confianza empresarial, ya que “las expectativas se están moviendo más por lo que puede pasar que por la situación actual”, en referencia a las elecciones del próximo 17 de diciembre. “La confianza de los consumidores y de los empresarios ha sido alentada más por el desempeño esperado de la economía en el futuro que en la actualidad. Por ello, un dinamismo de corto plazo menor al esperado podría atentar contra la robustez y sostenibilidad de la recuperación del crecimiento en el mediano plazo”.

Informe de Estabilidad Financiera (IEF)

En la ocasión, el presidente del Banco Central presentó también el Informe de Estabilidad Financiera (IEF), destacando que “desde el IEF anterior el sistema financiero chileno no ha registrado eventos de disrupción importantes y los antecedentes disponibles indican que el sector continúa en una posición suficientemente sólida para enfrentar el impacto de escenarios de tensión”.

Dijo además que “de prolongarse la desaceleración de la actividad económica local registrada en los últimos años, es posible que se profundicen las medidas alternativas de riesgo muestren aumentos en ciertos sectores del sistema financiero doméstico”.

Finalmente dijo que “en el plano interno, el menor dinamismo económico ha reducido la fortaleza financiera de las firmas, lo que se ha reflejado en un deterioro de la calidad de la cartera comercial en ciertos sectores económicos”.