Durante los últimos años muchos comentaristas han utilizado el término “disrupción”, algunas veces sin mucha previsión. Es una palabra que vende diarios y revistas, y atrae público para la televisión. No obstante, ha traído cambios en el mundo de la administración tributaria.

Revisa el estudio completo de Ernst & Young aquí

“Que la administración tributaria se vuelva digital no significa simplemente el ‘fin de la declaración de impuestos’. Significa aumentar gradualmente los requisitos de presentación de datos, rutinas mejoradas de análisis de datos y más intercambio rutinario de archivos tecnológicos”

En la mayoría de los casos, dice este estudio de Ernst & Young, los observadores detallan las oportunidades asociadas a la disrupción, pero no los desafíos subyacentes. Hablan de la creciente cuota de mercado; la llegada al mercado antes; del desarrollo de nuevas herramientas, productos y ofertas. Todo eso es cierto, pero es sólo una cara de la moneda. Los desafíos de la disrupción en el mundo de los impuestos son cada vez más evidentes. Estos le están pegando especialmente fuerte a los contribuyentes mientras luchan por mantenerse al día con los cambios de diseño, tanto en la política de impuestos como en los frentes de administración tributaria.

Que la administración tributaria se vuelva digital no significa simplemente el “fin de la declaración de impuestos”. Significa aumentar gradualmente los requisitos de presentación de datos, rutinas mejoradas de análisis de datos y más intercambio rutinario de archivos tecnológicos. Todo esto tanto entre los contribuyentes y la autoridad fiscal, pero también entre la autoridad fiscal misma.

La administración tributaria a nivel global

A pesar de las diferencias en el mundo, una revisión global de prácticas destaca un número de similitudes. Acá puedes encontrar 8 tendencias comunes en el mundo:

  1. Todas las autoridades fiscales están recolectando más datos y creando una web del contribuyente más valiosa a nivel global.
  2. Las autoridades fiscales están moviendo el cumplimiento a la red, considerando cómo apoyar la evaluación de impuestos en tiempo real.
  3. Después de moverse hacia un envío de datos en tiempo real, o casi real, las autoridades fiscales tienden rápidamente a “apilar” nuevos requisitos de presentación de datos uno sobre otro.
  4. Las autoridades fiscales están rápidamente adoptando análisis de datos y técnicas de pareo de datos, usualmente compartiendo sus mejores prácticas entre sí.
  5. La mayoría de las autoridades fiscales están empezando su recorrido con VAT.
  6. Estamos viendo una fuerte colaboración entre autoridades fiscales nacionales, coordinadas por la OCDE, como una nueva fase de trabajo.
  7. No todos los enfoques de las autoridades fiscales están consagrados por ley.
  8. El movimiento hacia la administración de impuestos digital no es necesariamente lineal.

Revisa el estudio completo de Ernst & Young aquí